David Lebón

"Ya no invento nada: yo soy este disco"

El músico habló de "Deja Vu" -su más reciente material-, de Mendoza y de un posible disco nuevo de Serú Girán.

Pasó un tiempo largo para que David Lebón presentara un disco nuevo. Más precisamente, pasaron siete años desde aquel “Yo lo soñé”. Y seguramente ni el mismo artista pensaba que iba a pasar tanto tiempo. “Te diría que en algún momento pensé que no iba a sacar nunca más un disco” comento cierta vez el músico a este periodista en una charla íntima.

Pero el tiempo pasó, David decidió volver a Buenos Aires atrapado por el amor a Hilda Lizarazu (“es un sol, me ilumina mis días de manera constante” dice, enamorado) y cuando sintió la necesidad de empezar de nuevo con la música fueron apareciendo las propuestas. Hasta que llegó el ansiado y soñado disco.

Hoy,“Deja Vu” ya está en la calle y junto a él están momentos inolvidables de creación en las noches mendocinas, están los amigos del corazón que hizo el “Ruso” en nuestra provincia, están las tardes enteras mirando la montaña abrazado a su “Lucille” y pensando cómo sería su nuevo show… Hoy, “Deja Vu” muestra el David Lebón adulto y guía de muchos músicos que admiran su técnica, que lo ha llevado a ser uno de los mejores guitarristas de la historia del rock nacional.

Sentado comodamente en una oficina de EMI, el sello internacional que lo devolvió a los primeros planos, Lebón contesta el teléfono y se dispone a hablar de todo, con una voz más dulce que nunca, llena de fuerza y de esperanza.

-Contame cómo estás…
-Estoy muy contento… Feliz por el disco, por la compañía. Siento que estoy frente a un regalo de la vida porque todo lo que me está sucediendo es algo que ya no tenía previsto. Nunca me gustó exigir nada y las cosas se fueron dando de una manera tal natural que EMI me llamó para editar este disco, salió y acá estoy, haciendo mis notas de prensa como con vos… (risas).

-Apenas me avisaron que tenía esta entrevista con vos, me imaginé el cuadro de situación (vos hablando desde Buenos Aires, con un disco nuevo) y eso me llenó de alegría…
-Es que me siento mimado como hacía mucho no me pasaba. El haber podido lograr todo esto también tuvo su parte negativa que fue el tener que alejarme bastante de Mendoza. Instalarme nuevamente en Buenos Aires fue algo que me vino bien para poder mostrar mis canciones y era sabido que eso pasaría. Pero no me siento tan lejos de Mendoza porque sigo yendo cada dos o tres semanas. Allá están mis nietos, mis amigos, mis cosas, el Cacano…

-¿Y en Buenos Aires qué tenés?
-Mis amigos de la música, los que me envalentonaron para que hoy “Deja Vu” sea una realidad.

-Hablando del disco, ¿cuánto tiene de Mendoza y cuánto de Buenos Aires?
-Casi todos los temas vienen de Mendoza. En Buenos Aires se les dio forma y se trabajó mucho en la parte técnica. Pero soy un convencido de que las cosas suceden porque tienen que suceder: conocí a Hilda, ella me conectó –nuevamente- a Gustavo (Gauvry),  éste trajo otros amigos míos como Juanse, empecé a viajar más a Buenos Aires para ver a Hilda, me volví a conectar con Luis (Alberto Spinetta) y le pedí que me dibujara la tapa…

-¿Cómo fue esa situación?
-Apareció Luis Alberto Spinetta que gentilmente me cedió 766 dibujos para que yo eligiera uno. Te imaginarás que yo no quería meterme en ese quilombo de decir “este si, este no”, Pero, por suerte, después de soñar con los dibujos durante un mes, se definió cuál sería el ideal para la tapa.

-¿Porqué decidiste que se llamara “Deja Vu”?
-Se llama así por la cantidad de veces que quiso salir este disco y no se pudo. Pero, al final, me di cuenta que terminé trabajando con los mismos dos tipos con los que hice “El tiempo es veloz” como Luis Alberto Spinetta y Gustavo Gauvry.

-¿Cómo fue esta readaptación al mercado discográfico nacional?
-Fue lenta, de a poco y me vino muy bien porque yo estaba muy quieto. No estaba pasando nada interesante en mi vida artística y eso me estaba poniendo nervioso. Incluso, hice cosas muy locas para tapar los momentos vacíos. El trabajo lo inicié acá, en Buenos Aires, y creo que llegó el momento de terminarlo en el mismo lugar.

-Hablemos del disco. ¡Está muy bueno!
-¿Viste? Me parece que está muy bien… Por primera vez me uno a tres o cuatro personas y logramos combinar nuestras ideas para hacer un disco de buena calidad. Tiene hammond, rhodes, guitarras eléctricas, acústicas, buenos bajos pero lo que más destaco es que es un disco muy democrático, con muchas propuestas, con mucha discusión, donde tuve la oportunidad de contar con amigos entrañables como Ricardo Mollo o Juanse. Creo que lo más valorable es que yo ya no invento nada: soy este disco.

-Algo que tengo que destacar de la mejor manera es que cantaste muy bien… como si hubieras estado contenido.
-En algún momento me sentí así… Por eso creo que la voz es fundamental en todo este material.

-¿Porqué pusiste “Viernes 3AM”?
-Por varias razones. Una, medio en chiste, es que si yo decidiera suicidarme, lo haría así. Y por otro lado, yo no participé en la grabación de ese disco de Serú Girán… Por eso me saqué las ganas.

-Tiene un sonido muy Coldplay…
-Si, si… Es un arreglo que me presentaron una vez y me pareció ideal. Cuando hacés un tema de otro, o lo hacés igual –cosa muy difícil de lograr ya que la versión de Charly es única- o hacés una de este estilo. Creo que está muy buena.

-Hay muchos jóvenes que te están descubriendo ahora, porque sus padres los llevan a tus shows. ¿Cómo vivís eso?
-Tengo 56 años y algunos se enojan que hablo mucho de la vejez. Pero yo siento que ya voy en ese camino. Pero si a mi edad se fijan en mí, me ofrecen hacer un disco, puedo tocar las veces que quiero y donde quiero, creo que es un regalo del cielo y algo que los más chicos pueden ver de la mejor manera. Los pibes que me están descubriendo ven todas esas cosas además de la parte musical. Creo que cuando me toque partir de este mundo voy a decir: “gracias, creo que lo logré”.

-¿Has estado con Charly últimamente?
-Hablé con él los otros días, porque ya está viviendo solo. Tiene una gran preocupación y es porque quiere tocar y encontrar una nueva inspiración no es fácil. Después de tantos años de estar de una manera, cambiar de golpe es muy difícil y lo digo con total experiencia. Te hacés muchas preguntas para ver cómo seguís adelante.

-¿Tenés ganas de hacer algo con él?
-En el momento en que él sienta que está cómodo, disponible, dispuesto, me gustaría hacer algo que ya lo venimos hablando con Pedro (Aznar) desde hace mucho tiempo: un disco para sacarnos un gusto a nosotros mismos y a la gente que siempre espera algo de Serú Girán.

-¿Y cómo sería eso?
-Sin Moro pero tocando los tres, en estudio, sin la necesidad de salir de gira. Hay una generación que no nos conoce y sería una buena oportunidad de mostrarnos.

 

Opiniones (1)
18 de noviembre de 2017 | 02:47
2
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 02:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hace un tiempo saliò en un medio gráfico unas declaraciones que publicaban como tuyas. "En Merndoza me estaba secando como una planta" Era así???? Llegaste como contra las cuerdas a aquel primer toque en el Desert Pub. Si lo dijiste que feo, no???
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia