Eduardo Giner

"Es difícil pensar con balas que van de un lado a otro"

Intendente radical de Tunuyán.

La propuesta fue sentarse a hablar, casi exclusivamente, del radicalismo. Y lo fue porque, por conducta, Eduardo Giner ha terminado alzándose como una voz distinta dentro del gallinero en que la UCR se ha convertido en estos últimos tiempos.

Giner, quien no está solo, por cierto, representa a una interesante franja del radicalismo que no perdió los estribos. El, como un médico a la sazón que es, ejerce el hábito de intentar una cura, de ser razonable, de sanar a su partido. Por encima (más bien por debajo) del fundamentalismo de Roberto Iglesias y el afán populista de Julio Cobos, el intendente de Tunuyán fue tejiendo una red de alianzas de base que ha terminado conformando una alternativa válida frente al panorama de acuerdos forzados en los que la UCR se encuentra en estos días. ¿Qué le depararán las negociaciones? Difícil saberlo con tanta trifulca entre peces gordos nadando en Pelopincho. Con seguridad, su sector no es el más fuerte, pero seguramente es uno de los más atinados dentro del radicalismo. Escuchemos a Giner.


- Resulta ineludible no preguntarle a un radical sobre Raúl Alfonsín…

- Fue un hombre al que tuve la suerte de conocer y que, en cierto modo, me marco un rumbo  político. Creo que Alfonsín les transmitió a los jóvenes de la época en que  fue presidente una gran energía  y valores en defensa  de la democracia que perduran  hasta la actualidad. Sin banderías, políticas toda la gente recordará a Alfonsín como una gran defensor de la democracia. Además, la gente hoy ha comenzado a valorar lo que el supo  sembrar en su momento y el papel fundamental que le tocó cumplir. Eran otros tiempos, pero demostró capacidad de liderazgo y hasta último momento estuvo siempre luchando por la unidad de su partido a través del diálogo. Sin duda, va quedar en la historia de la Argentina como uno de los grandes presidentes  y como un gran líder político.

- Es difícil ubicarlo políticamente a usted. Pocos saben bien  en qué anda y de pronto, en medio de las discusiones eternas de su partido,  talla fuerte con Convergencia o Línea Federal, el grupo que preside. Usted, para hablar “a lo mendocino”, ¿se hizo el huevón?

- (risas) No, no es así… Siempre he pensado que uno tiene que ser muy serio y no lanzarse a nada si no se tiene una estructura que soporte. Nosotros, con Convergencia Federal, hicimos militancia de base, de hormiga, en todos los departamentos de Mendoza. Y con mucho silencio… No es que nos hagamos los huevones.

- No debe ser fácil con las posturas extremas que hay.

- Es cierto; hay posturas extremas, pero hay una franja media que quiere dejar de lado los odios y los rencores y empezar a construir. Y la postura más difícil es la nuestra. Es difícil pensar con balas que van de un lado a otro.

- Usted ha sentado postura alternativa en la polaridad de un radicalismo con Iglesias y Cobos enfrentados ciegamente…

- Creo que es una postura clara la nuestra y que el tiempo nos fue dando la razón. La única manera de que el radicalismo esté fuerte es que todos los radicales estén unidos. Tiene que haber un marco de contención dentro del partido para que no sea necesario ir en listas que no sean las del radicalismo. Si no es así, no vamos a ser alternativa.

- Su línea se llama Convergencia Federal. Se parece a las siglas del ConFe de Cobos, pero también a Convergencia, el sector de Iglesias…

- Sí por eso solemos llamarlo Línea Federal. Rescatamos el concepto de federalismo. No queremos pelearnos por el nombre con nadie.

- Y dentro del abanico radical, ¿dónde se visualizan?

- Somos equidistantes. No estamos con la postura extremadamente rígida del iglesismo y estamos de acuerdo con los sectores acuerdistas del cobismo. Somos el único sector dentro del partido que siempre sostuvo lo mismo y nacimos antes de la ruptura de la UCR. En aquel momento, decidimos apoyar a Biffi. Aparte, yo, en 2007, fui personalmente a decirle a Cobos que había que separar las elecciones provinciales de las nacionales, para evitar la ruptura. Lamentablemente, no se hizo y pasó lo que pasó.

- No obstante, a usted se lo tilda de cobista y, a la vez, tiene ascendencia dentro de la UCR más ortodoxa, especialmente en sectores como Causa…

- Será porque entienden que mi postura fue coherente. Lo digo con orgullo: cuando Cobos decide lanzar la Concertación Ciudadana, fui el primero que se opuso pública  privadamente, porque yo era radical, no quería irme a otro partido. Y reafirmé esto cuando Cobos decidió lanzar el ConFe y opiné lo mismo y no participé. Estos planteos se los hice a Cobos no cuando estaba mal, sino cuando estaba bien en la consideración popular. Se equivocaron los que vieron en esto una especulación electoral.

- ¿Cómo es su actual relación con Cobos?

- Excelente. Lo respeto profundamente, es una gran persona y un dirigente destacado. Yo me relaciono prácticamente con todo el cobismo y también con buena parte de la ortodoxia radical.

- ¿Se lleva mejor con Cobos que con Iglesias, entonces?

- No… Roberto Iglesias es un dirigente valioso y tiene que estar dentro del juego. El radicalismo no puede prescindir de él… O de Víctor Fayad o de Ernesto Sanz. Ellos, por trayectoria, por conducta y porque hacen falta, tienen que estar dentro del esquema.

- Es un esquema complejo. Y usted, Giner, dígame la verdad: ¿qué quiere?

- En primera instancia, que el radicalismo se normalice y se reunifique en base a reglas democráticas. Concretamente, nosotros queremos que las elecciones internas sean una realidad. Esto no significa que haya que confrontar en toda la provincia. La única manera de revalidad títulos en un partido político, es a través del ejercicio democrático.

- Y usted, ¿está negociando cargos en las listas?

- No, no. Yo no estoy negociando nada. Yo, por ahora, exclusivamente estoy ocupándome del marco global y general. Primero buscamos la unificación. Después, por supuesto, están nuestras pretensiones electorales. No yo, pero sí el sector que conduzco, Convergencia Federal, porque tenemos dirigentes en todos los departamentos de Mendoza.

- Y, en medio de tanta negociación, tienen ustedes gente con trayectoria que no va a querer quedarse afuera del asunto: Vaquié, Camerucci, Vilches, Centeno, Montaño…

- Y Walter Sanz, Poquet, Serrano, Ortiz, Dubé… Son muchos dirigentes importantes.

- Por eso le decía si se hacía el huevón: ha tejido su telaraña en toda la provincia.

- Es un mapa interesante con presencia en todos los departamentos, en algunos con más fortalezas que en otros, por supuesto.

- ¿Es un hecho que en algunos distritos habrá internas?

- Yo creo que se van a dar en muchos departamentos, que es donde suele ser más difícil acordar con las expectativas de todos. Y creo que en algún distrito electoral puede haber internas.

- Al final es siempre lo mismo: los grandes nombres negocian entre ellos los cargos grandes y los chicos terminan compitiendo.

- No se puede consensuar todo, pero el hecho de que en algunos lugares haya internas nos va a servir para fortalecer al partido, con distintos marcos de alianza que podrán ser distintos según el departamento.

- Usted, y esto resulta interesante, también ha mantenido sus diferencias con los Territoriales: Gerardo del Río (Rivadavia), Mario Abed (Junín) y Gustavo Pinto (La Paz). ¿Qué lo separa de ellos?

- Son amigos, pero les cuestiono que son reacios a volver a la UCR. Esto se lo dije a ellos y también a Cobos: las verdaderas construcciones políticas no se hacen en función de la popularidad, sino de un equipo de trabajo.

- A usted no le gusta el ConFe…

- A mí me da la sensación, me parece, que la creación del ConFe no fue la decisión más acertada. Al margen de que comprendo que se sintieron excluidos. A mí me parece que la pertenencia a la UCR tiene que estar por encima de todo.

- ¿Y qué le parecen ciertos intentos de alianzas como los que promueve Víctor Fayad?

- No sólo estamos de acuerdo, sino que lo practicamos en Tunuyán, donde tenemos una alianza muy fuerte con el ARI y con el Partido Socialista. Por ejemplo, el director de Servicios Públicos de la comuna es un dirigente destacado del ARI. Nos sentimos muy cómodos con esas fuerzas políticas, porque tenemos una concepción muy progresista de lo que debe ser la UCR. Nos interesa Binner y Giustiniani; el ARI y la Coalición Cívica y, en particular, algunas figuras interesantes como mi amiga Margarita Stolbizer. Yo trabajo para armar una alternativa de centro-izquierda.

- Ahora, hasta un intendente demócrata, como su vecino de San Carlos, Jorge Difonso, maneja conceptos semejantes…

- Yo tengo una excelente relación con Difonso. Y también con el intendente de Tupungato, Joaquín Rodríguez. Tenemos reuniones periódicas, porque entre los tres. De todos modos, no estamos en caminos en común. El Partido Demócrata, en Mendoza, representa las vertientes más conservadoras, aunque Difonso representa al sector menos conservador.

- Volvamos atrás en la charla: ¿Asegura que no tiene aspiraciones personales para estas elecciones?

- No tengo aspiraciones para estas elecciones. Tengo que terminar mi mandato en Tunuyán. No pienso, como algunos colegas, en dejar la intendencia para ocupar otro cargo. Mi compromiso es con mi departamento. 

- ¿Y está a favor de las reelecciones indefinidas de intendentes?

- Tampoco estoy a favor de eso. Creo que sólo deberían ser elegidos una sola vez. Y voy a militar la Reforma Constitucional para que esto sea sancionado.

- Dígame una obra que quiera destacar de su gestión…

- Hay muchas, pero le doy dos: el Centro de Congresos y Exposiciones departamental, cuando lo terminemos completamente vamos a volver a tener teatro y cine en el departamento. La otra es el balneario municipal: porque es una obra para 1500 chicos; ahí van todos los niños de Tunuyán. Esa es la obra que más quiero.

- ¿Está conforme?

- Creo haber trabajado mucho para reducir las desigualdades en Tunuyán.

 

Opiniones (2)
18 de diciembre de 2017 | 12:10
3
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 12:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Dónde te metiste ?? Leo la nota y no puedo creer tu entusiasmo por la politica, pero a mi me gusta mas el médico que llevas adentro. Realmente tu obstinación para todo lo que emprendes es increible. Quiera Dios que no te dejes ensegueser. Como diria un amigo "dale poder y veras quien es". YO QUIERO SEGUIR VIENDO AL EDUARDITO DE TODA LA VIDA....
    2
  2. Alguna vez, Hermann Hesse escribió:"...Una virtud hay que quiero mucho. Solo una. Se llama obstinación... Tan solo la obstinación no pregunta por esas leyes. El que es obstinado obedece a otra ley, a una sola, absolutamente sagrada, a la ley que lleva en si mismo, al "propio sentido"... todas las cosas del universo, hasta la mas pequeña, tienen su sentido propio llevan dentro su propia ley y la siguen absolutamente seguras e imperturbables... Somos hombres: Y para los hombres existe unicamente un punto de vista natural, una sola medida natural, la del obstinado. Para éste no existen ni el destino del Capitalismo, ni el destino del Socialismo, ni Inglaterra ni América; para él no existe nada mas que la ley silenciosa y tenaz que late en su pecho, que resulta penosa para el hombre cómodo y tradicional, pero que significa destino para el obstinado..." Creo que el Dr. Giner, es un obstinado y forjará su destino político... de la misma manera que forja su vida. Respetando ese sentido propio que tiene, que lo lleva a ser simplemente un hombre bueno.
    1
En Imágenes