Julio Bocca

"Estoy descubriendo de qué se trata ser Embajador del Vino"

Artista distinguido como Embajador del Vino Argentino.

El bailarín -ahora en reposo-, llegó hasta Mendoza para participar de una nueva edición del Argentina Wine Awards y aquí fue distinguido como Embajador del Vino Argentino -sucediendo al músico y compositor Gustavo Santaolalla, el primero en recibir tal distinción-.

De ahora en más será el encargado de representar y de dar a conocer las bondades de nuestro vino. Sobre esta experiencia, que recién comienza a transitar, y sobre su universo personal habló el artista.

Y sus palabras brotaron con algo del  ritmo y la precisión que muchísimas, acaso incontables, veces plasmó en sus interpretaciones. Brotaron y dibujaron sobre el mantel blanco –escenario improvisado- un mundo inagotable de coreografías verbales.

Algunos de esos movimientos son los que quedaron registrados en esta nota.

- ¿Qué acciones tienen programadas para el año?

- Yo les aviso a donde voy y entonces organizamos algo. Ahora, por ejemplo, volveré a Moscú y a New York como jurado. Estoy acomodando los lugares a donde puedo ir, y partir de eso coordinaremos.

- ¿Creés que los vinos argentinos son más requeridos, ahora, en los países a donde vas?

- Antes, en New York no encontrabas un sólo vino argentino; y poco a poco, con los años, el vino comenzó a asomarse y hoy tiene un lugar especial. En restoranes de Francia, Italia o Estados Unidos, encontrás vino argentino. Es llegar a un mercado en donde, hace años atrás, ni siquiera se conocía.

- ¿Qué percepciones se tiene de nuestros vinos afuera?

- Tengo un amigo que tiene un viñedo en California. Siempre le hacía probar diferentes vinos, dentro de las marcas que conocía, y se quedaba maravillado, porque no conocían –hablo de 10 años atrás-. Le llamaba la atención la calidad y el sabor de un malbec, por ejemplo, porque no tenían esa variedad. Las mezclas y las fusiones de uvas que se están haciendo también sorprenden.

- ¿En otras sociedades es habitual ver este tipo de fusiones entre el vino y el arte?

- No, por el contrario. Me llamó mucho la atención. Uno siempre imagina que el deporte no se puede relacionar con el vino, porque no tienen mucho que ver. Por eso me llamó la atención cuando me hicieron esta propuesta, porque al mismo tiempo, el vino es parte del ser humano, de nuestros gustos y de una cultura. Me gustó el desafío.

Junto a Eleonora Cassano y Maximiliano Guerra, en su última presentación.

- ¿Qué significa para vos ser Embajador del Vino Argentino?

- Cuando comencé a comentar acerca de esto de ser embajador, y me preguntaron que significaba conteste: “estoy descubriendo de qué se trata”. Hay obras de ballet en los que uno tiene que hacer de borracho (risas): “La fierecilla domada”, “El Quijote” y “La viuda alegre”. Creo que es un aprendizaje: con moredación se puede disfrutar de algo muy rico. Además, tenemos una costumbre que es argentina, las charlas después de los almuerzos –algo que afuera, no es algo muy común-; es lindo poder llevar algo de eso también. La comunicación cada vez se pierde más, cada uno está por su lado. Otra cosa que me sorprendió fue la unión de todas las bodegas para salir afuera, algo tan difícil de ver acá. Y que coincide con mi visión de la danza, se trata de unir, no de separar.

- ¿Qué aspectos creés harían falta para darle más impulso a la comercialización del vino en el exterior?

- Se trata de un proceso, no podemos creer, como siempre, que es todo para mañana. Esto es algo que viene creciendo y que está llevando un rumbo muy digno, muy bien estudiado. Las ventas y la exportación del vino han crecido muchísimo, eso es lo que hay rescatar.

- ¿Tuviste contacto con otras regiones vitivinícolas del país?

- He pasado (risas) y he estado tomando vino en algunas bodegas pero en la época en que bailaba y viajaba siempre estaba en el teatro.

- Si tuvieras que recomendar un vino, ¿cuál recomendarías?

- Me mataste (risas). A mí me gusta el cabernet sauvignon.

- En unos días se celebrará la Fiesta Nacional de la Vendimia, ¿viste alguna?

- No, justamente lo estoy pensando. Las producciones que se arman para la fiesta son increíbles, es lindo que no se pierda.

- Podrías venir, entonces…

- ¿Es el 7, no? El 6 estaré de fiesta, es mi cumpleaños (risas). Y además, recién ahora estoy saliendo de mí año, de dedicarme a mí. Hace un año que vino en una casa, quieto, y que la disfruto. Es maravilloso tener el tiempo para eso. Hace poco me mudé a Montevideo, porque necesitaba tranquilidad. Estoy aprendiendo a cocinar, a ir al banco, aprendí a hacer un cheque, a lavar el baño…

- ¡¿Lavás el baño?!

- Sí; lavo, cocino… (risas). Me di cuenta que quizá pasás todo el día haciendo cosas de la casa. Ahora respeto más a mi madre (risas).

- ¿Cómo proyectás tu futuro?

- En cine haré los movimientos en un dibujo animado sobre el Capitán Piluso, de Olmedo. Y también seguiré con la escuela y la fundación. Este año abrimos una escuela relacionada al arte escénico, Diprodi (Diseño Producción y Dirección), cuya duración es de 4 años. Si todo marcha como hasta ahora, en 2010, la idea es abrir en Buenos Aires la Escuela Educativa de Arte – de teatro, música, canto y danza- que abarcará los niveles primario y secundario. Se formarán en estas ramas y, de ahí en más, cada uno podrá seleccionar qué quiere seguir. Si va bien será en La Boca.

El bailarín, en su espectáculo despedida.

- ¿Continuarás con la Escuela Itinerante de Danza Clásica?

- Sí, con todo el trabajo en las provincias. Pero, en un futuro, me gustaría darles la posibilidad de estudiar a los chicos de la calle. Creo que eso llevará más tiempo. si bien el gobierno de la ciudad de Buenos Aires colaborará, quiero mantener el manejo privado. No quiero que alguien me venga a decir cómo hacerlo.

- En lo estrictamente escénico, ¿qué planes tenés?

- Tengo programado viajar a Moscú, en junio y estoy preparando una gala en el Teatro Real de Madrid, que será en septiembre. Después viajaré a New York, para ser jurado de un concurso.

- ¿Cómo ves a la nueva generación de bailarines?

- Ves a los nenes de la escuela, y es maravilloso la pasión que tienen en lo que hacen. Pero en el momento de entregar más, eso se vuelve difícil. Tienen que profesionalizarse. El Colón está viviendo un gran cambio, tanto en su estructura como en su interior. Me parece bien porque había que empezar de cero. Ojalá que lo que se haga, se haga para mejorar, para recuperar el nivel que tenía en una época y para que no siga sólo con el nombre.

- ¿Conocés al nuevo director?

- Como director mucho no lo conozco. Lo conocí cuando estaba en el Cuarteto Zupay, en Moscú, en 1985; y lo he visto en alguna gala. Personalmente y como dije en una nota, creo que se necesitan personas como Michael Kaiser, un americano que ha levantado el American Ballet y el Royal Ballet de Londres. Se necesita una mente fría así: que no conozca nadie, que no tenga “amigos” en todos lados y que tenga una experiencia cultura general que involucre conocimientos en ópera, danza y música.

- ¿Esa persona podrías ser vos?
-  No (risas), no duro ni un minuto.


“Bailando por un sueño” ha popularizado la danza pero no la hizo educativamente

Mientras la charla revisita las bondades del vino, una periodista retoma el tema de la relación que Julio Bocca tiene con la educación. Y la respuesta, como un efectó dominó, deriva en el programa de Marcelo Tinelli.

- Tu oficio (la danza clásica) requieren de un rigor y una disciplina que están reñidas con la época actual…

- Es muy difícil poder hacer algo ahora. Sobre todo, porque mucho de lo que ven indica que todo puede ser fácil. Si armás un escándalo, ya está; sos famoso, conocido y la prensa habla de vos. “Bailando por un sueño” ha popularizado la danza pero no la hizo educativamente. Me da bronca que un personaje como el señor Tinelli, que realmente puede y tiene el peso como para educar a la audiencia no lo haya hecho. Me llama la atención porque es una persona que empezó de abajo, a la que le costó mucho llegar y que tuvo gente que lo apoyó no vea eso. Más, en la situación que se vive ahora en la que, cada vez, ves menos educación y respeto. También sucede que la gente lo consume (siempre nos quejamos de los gobernadores, pero los votamos).

- ¿Recibiste alguna vez una invitación para participar del programa?
- Que yo sepa, no; pero igual sabe que no iría. Tiene una gran producción; con ese dinero se podrían hacer tantas cosas...

 

Opiniones (1)
15 de diciembre de 2017 | 18:46
2
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 18:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mientras lo descubris toma juguito de naranja
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho