Sergio Rotman

"Somos el grupo del pueblo"

Los Fabulosos Cadillacs se presentan hoy en Mendoza y uno de sus músicos habló con MDZ.

Después de las grandes presentaciones en México y Buenos Aires, Los Fabulosos Cadillacs siguen de gira y hoy le toca el turno a Mendoza de ser testigos del "Satánico Pop Tour", la que los volvió a reunir sobre un escenario después de seis años de divorcio musical.

Los Fabulosos Cadillacs lanzaron en octubre pasado su nuevo disco de estudio "La luz del ritmo", el número 12 en sus 20 años de trayectoria, que incluirá cinco nuevas composiciones, seis versiones renovadas de clásicos de su repertorio y covers de The Clash y Ian Dury.

El grupo no es uno más en la historia musical argentina ya que han sumado en distintas partes del mundo más de 1.200 presentaciones, además de ya haber producido 11 álbumes y múltiples discos de oro y platino, a lo largo de sus 25 años de trayectoria.

Vicentico (voz), Daniel Lozano (trompeta), Fernando Ricciardi (batería), Flavio Cianciarullo (bajo), Mario Siperman (teclados) y Sergio Rotman (saxo) son la parte vital de la banda que están acompañados eficazmente por Hugo Lobo (trompeta), Gustavo Martelli (percusión) y Matías Brunel (guitarra) y ellos serán los que tendrán la misión –para nada fácil- de mover a los mendocinos esta noche, desde las 22, en el estadio abierto de Andes Talleres.

Por eso, antes de esa presentación, MDZ habló con Sergio Rotman, uno de los fundadores del grupo y fue él quien se encargó de contar intimidades, anécdotas y futuro de Los Fabulosos Cadillacs.

"Padre nuestro"

-¿Cómo va esto que se podría considerar la segunda parte de la gira?
-La gente suele ver las cosas de una manera más estructurada que yo. Desde que empezó todo esto, en abril del año pasado, ha sido una vorágine increíble, una maroma de cosas que ojalá se viera desde afuera como algo muy bien organizado pero la verdad es que estamos “cadillaquizados” desde hace unos cuantos meses y eso es todo un gusto.

-¿Imaginaron que iba a suceder todo esto?
-En diferentes formas. Los números son bastantes fríos pero contundentes: hacer dos River y estadios por todos lados, impresiona pero no tiene mucho que ver con nosotros. En cambio, te puedo decir que en la parte humana se vivió lo más sorprendente, donde está todo más que bien. Desde luego que debemos condicionar este momento a lo que pasó con Toto… Hubo factores alrededor del grupo que hicieron que esto terminara funcionando así.

-¿Pero algo te debe haber sorprendido por sobremanera?
-Sin dudas fue todo lo que nos sucedió en México. Todo lo que se refiere a Los Fabulosos Cadillacs y México es algo increíble. Sin dudas, eso se escapó a los parámetros de todo lo que podíamos pensar y anhelar. Pero hubo una laburo más que interesante de de promoción y difusión que está más allá de nosotros.

- Pero ustedes tienen toda una historia en ese país…
-Lo que pasa es que nosotros empezamos tocando para 150 personas en las discotecas. Antes que nosotros, hubo algunos grupos que habían hecho “la México” –en vez de “la América”- como Soda Stereo, Miguel Mateos o Los Enanitos Verdes y que llegaban con otra chapa, más como “estrellas del rock de la Argentina”. Nosotros, llegamos a México a tocar a los clubes y eso era algo inusual en ese tiempo, 1991. No existía ni Café Tacuba… Hubo gente que nos vio en lugares muy chiquitos y ahora disfrutaron de los grandes shows, multitudinarios. Es un claro ejemplo que se puede hacer todo bien, empezando desde muy abajo.

-¿Podés comparar este momento con alguno vivido anteriormente con la banda?
-No. Esto no tiene comparación tanto en la relación entre nosotros como en la parte musical.

-Ponés mucho énfasis en el tema humano. ¿Redescubriste tus amigos?
-No cualquier persona tiene la surte que tenemos nosotros de estar tocando, viajando y ser felices. Es una expresión compleja y hacerlo en medio de una gira muy exitosa es más complicado todavía. Una gira como la nuestra, de reunión, de volverá tocar juntos, es algo que deja muchas puertas abiertas a la duda pero nuestros shows han salido terribles, buenísimos y eso es lo que más nos entusiasma. Yo me fui de la banda en un momento bastante particular y después no fuimos reencontrando poco a poco, en diferentes proyectos. Grabé con Flavio, hice cosas con Gabriel , ellos hicieron cosas juntos… No imaginaba una reunión de Los Cadillacs pero se terminó dando de manera espontánea.

-Por lo que se ha visto hasta ahora, sobre el escenario se nota que disfrutás del show…
-Yo siempre he sido así, en Mimi Maura, en Cienfuegos o en LFC cuando estaba tocando. El mostrarme así, eufórico, es la forma que tengo para encarar las cosas.

"La luz del ritmo"

-Otra cosa que debe captar la atención del grupo es que hay una nueva generación que los está descubriendo y disfrutando…
-Hay algo que siempre nos jugó a favor y es que por el ritmo de la banda siempre la gente joven se nos acercó mucho. En todo este tiempo que no estuvimos juntos, nuestra música siguió sonando y no pasamos desapercibidos. Por eso, no nos sorprende que vengan tantos chicos a ver a un grupo de “no tan chicos”. Tal vez eso lo notamos cuando nosotros empezamos, cuando teníamos 18 o 19 años… que nos son los mismos 18 o 19 años de los pibes de ahora. Por suerte, veo que nuestro público es una continuación de algo que fue sucediendo.

-¿Y cómo te sentís cuando tenés que hacer canciones de ese entonces, como “Mi novia se cayó en un pozo ciego”, por ejemplo?
-A un grupo tan popular como Los Fabulosos Cadillacs las canciones le dejan de pertenecer de manera muy rápida. Creo que somos el grupo del pueblo. Suena a frase hecha pero es algo posta: nuestras canciones las tomó el pueblo y suenan en la voz de la gente. Hay grupos que tienen una convocatoria superior a nosotros pero las canciones son de ellos y la gente que los va a ver, se encierra en ese círculo. A Los Cadillacs va todo el mundo a verlos y nuestras canciones las cantan todos. Muchas veces parece que sólo le ponemos sonido a decenas de canciones que son del pueblo, y no nuestras.

-¿Van a volver a trabajar en estudio para editar algún disco con nuevas canciones?
-Hicimos un disco en dos partes. En abril del año pasado, nos metimos a un estudio a hacer los demos de lo que sería algo muy similar a un unplugged de MTV. Ellos se enteraron y cuando nos propusieron hacerlo, dijimos que no.  Después, nos metimos de llenos al disco de las reversiones de temas pero no nos convencía mucho. Le propusimos a la compañía hacer un disco con canciones nuevas y ellos nos dijeron que no. Nosotros siempre nos tomamos mucho tiempo para trabajar un disco. Nunca tardamos menos de dos años y acá todo se hizo en siete meses y en el medio se nos murió un integrante de la banda. Entonces, salió lo que salió. No te puedo decir precisamente que va a pasar porque nos estamos siguiendo un patrón técnico y musical. Siempre en Los Cadillacs va a existir una búsqueda por no hacer siempre lo mismo pero en este caso lo vamos haciendo sobre la marcha.

-Te lo planteaba porque sería muy bueno que aparezca un disco inédito de una banda con la experiencia de la de ustedes, que siempre marcaron tendencia…
-En este caso no se, porque de Los Fabulosos siempre tenés que estar preparado a encontrarte con cualquier cosa. Si yo ahora te digo que el próximo disco podría ser de música de cámara, te parecería raro pero no imposible porque ya lo hicimos. Que se yo… podríamos hacer un disco vocal… Te cuento algo, dejamos 16 canciones listas que no las usamos en “La luz del ritmo”, pero ya estamos analizando la posibilidad de no usarlas…

-¿Puede ser que en Mendoza nos encontremos con algo que no se haya visto en los anteriores shows?
-Depende… Hay 25 canciones que tenemos que tocar si o si porque ese es el concepto de este regreso: tocar lo que la gente quiere escuchar, que para eso paga una entrada. Las variables son muy pocas porque tenemos toda una ingeniería montada para esos shows en estadio y hacer cambios es casi proponer un problema.  Lo que si va a suceder es que vamos a hacer una segunda gira, un poco más tranquila, armada de manera especial para lugares más chicos y donde ahí sí, podamos hacer un show más onda a la carta. Ojalá podamos volver a Mendoza con esa gira.

Datos importantes
Quedan entradas de $100, $120 y $200.

Se pueden conseguir en Moicano, Tarjeta Nevada (en tres pagos), Le club, La casa del Sheik (Maipú), Urban (Tunuyán) y Chamu (San Martín).

Desde las 10 de la mañana se pueden conseguir en la boletería del estadio.

A las 18, se abrirán las puertas del estadio.

"Matador"

Opiniones (0)
17 de noviembre de 2017 | 22:14
1
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 22:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia