Daniel Aye y Fernando Ramírez

"Stan y Lasky ha sido nuestra mamá artística"

Dúo humorístico mendocino

Vuelve Soda Stereo, The Police, Génesis... "¿Por qué no volver nosotros?" se preguntaron Fernando Ramírez y Daniel Aye. Fieles a su humor, los integrantes del dúo Stan y Lasky comenzaron con estas palabras la conferencia de prensa para anunciar lo que será su último show en el Bustelo -sábado a las 22-.

Stan y Lasky se formó en 1987 y, desde aquel momento, decidieron hacer algo diferente para nuestra provincia. El objetivo fue logrado y por eso Ramírez y el “Negro” Aye se reúnen nuevamente para festejarlo con el público.

En un dialógo íntimo con MDZ, la emoción y la alegría por recordar todo lo vivido colmaron cada respuesta de los humoristas. Además, los artistas se dieron un tiempito para invitar personalmente a nuestros lectores al show “20 Stanyversario” (Ver video en Notas relacionadas).

- ¿Qué han significado estos 20 años juntos?

- Daniel: Por empezar, si no fuera por el humor, no hubiera salido de Las Heras. Fue compartir con muchos grandes: el Moreno Michael, Raúl Vale, Heber Castro.
- Fernando: Estuvimos en lugares muy fuertes como fueron los festivales del humor en Colombia y en Viña del Mar. En Chile, también conocimos a Lucho Navarro, considerado el gran showman del humor latinoamericano. Fue un tipo que compartió escenario con Jerry Lewis y Frank Sinatra. Tuvimos la suerte de estar con él antes de que muriera y actuó e hizo una gira con nosotros. Fue increíble estar con esa gente. Por ahí en Argentina, tenemos esta cuestión de no ver el humor de otros países. Pero en Chile, Perú, Colombia, Venezuela, México sí se nutren de eso. Y eso nos lo dio esta profesión.

- ¿Stan y Lasky fue el fuerte en la vida artística de ustedes?

- F: En realidad, gracias a Stan y Lasky fue todo lo que pasó después. Sin esto, no hubiera llegado a Showmatch. Siempre lo he dicho, fue mi matriz. Es lógico. Fue lo que nos abrió caminos, no por presión sino por convicción. Cuando fuimos a "Badía y compañía", hicimos 14 programas con Juan porque él creía en nosotros. Igual que en Colombia, nos quisieron por lo que hacíamos no por una cuestión de venta o de marketing. Lo bueno es que Stan y Lasky se abrió paso solo por su humor y nos abrió paso individualmente.

- ¿Y ahora por qué vuelven?

- F: Volvemos por una consecuencia de estar durante 20 años juntos. Stan y Lasky es un lenguaje que es parte de nuestra manera de expresarnos como humoristas. El dúo que hicimos influyó en cosas que hice con otra gente. Veían que era algo distinto y decían “que groso, está buenísimo”. Fue una manera de mostrarnos que nos marcó tanto, que nunca vamos a dejar de ser eso. Nos juntamos porque seguimos siendo, simplemente, Stan y Lasky.

- D: Nos juntamos para separarnos. Estuvo buena la de MDZ, “Stan y Lasky se juntan para despedirse”. En realidad, el tema de la separación es porque queríamos primero festejar los 20 años. Lamentablemente, no podemos, estando separados, armar un espectáculo de dos horas como éste que se viene en el Bustelo. Y por eso dijimos, esta vez, es la última. Pero, si el año que viene llega un productor y nos dice tengo una platita para ustedes y… ¿¡¡cómo les va a decir que no a ese hombre!!?… (risas)

- Son tres acontecimientos en una sola noche: vuelven a actuar juntos después de tres años, festejan aniversario y se despiden...

- F: Pasó por una cuestión afectiva, no por lo económico. Stan y Lasky ha sido nuestra mamá artística y quisimos hacer algo para divertirnos. Por eso le pusimos "Stanyversario" para que sonara, precisamente, a un aniversario especial. Los seres humanos tenemos que ponernos marcas. Llevábamos muchos años sin laburar asiduamente y, en algún momento, teníamos que decirle a la gente que se terminó. Hasta acá llegamos, si el día de mañana surge otra cosa... él tiene su camino, yo el mío. Y, por suerte, se da esta grata reunión de juntarnos.

- Han dicho que el humor mendocino tiene su particularidad, ¿qué es lo que tiene de diferente?

- F: El humor mendocino no tiene una estructura que lo haga de un lugar. Esto lo hemos hablado con Los Cumpas o Cacho Garay. Vos no podés decir “esto es humor de Mendoza”, más allá de que el Cacho o yo no nos podamos sacar lo mendocino en nuestro hablar. No tenemos una identificación como los cordobeses, porteños o santiagueños. Y eso también es bueno porque ha producido que salgan cosas tan disímiles como lo que hacía el Turco Ana o Héctor Fernández Leal. También, Jorge Sosa, Ernesto Suárez y Daniel Quiroga. El mendocino tiene un abanico de posibilidades que se la da la presión del público.

- ¿Tiene que ver también con que los artistas siempre tienen que “remarla” ante el público mendocino, que exige hacer cosas nuevas constantemente para evitar la crítica “es lo mismo de siempre"?

- D: Y sí, los cordobeses saben que salen a contar chistes con insultos y ya tienen ganado al público.
- F: En Córdoba ocurre un cambio de corona. Cacho Buenaventura se la pasó al Negro Álvarez, el Negro al Flaco Pailos. Eso no pasa en Mendoza. Acá, Los Cumpas son los únicos que imitan y hacen humor folclórico. Jorge Sosa hace humor mezclado con la poesía y el monólogo. Nosotros somos los únicos que hacemos pantomima… Esa es la gran diferencia.

- ¿Cuáles fueron los personajes mejor logrado? Aquellos con los que sintieron mayor química entre ustedes…

- D: Con el Nene y el Papá nos sentíamos identificados. Siempre nos lo pedían porque realmente parecía una escena entre el padre y el hijo. Además, dentro de las películas que contábamos, había personajes fuertes: “Pelino Stopolovich” o “el Pastor” que lo vamos a hacer ahora pero con una gran adaptación.

- F: Antes era una sátira de Jimmy Swaggart, el pastor electrónico más famoso de ese momento. Ahora los pastores están más circunscriptos a los brasileros.

- Se sintieron identificados haciendo “Juancito”… ¿cómo es eso?

- F: Para mí, el Juancito siempre fue una expresión de cosas que quería decir como adulto pero las decía como nene. Y él (refiriéndose a su compañero), como padre, es igual en la realidad. Es la actitud que tiene con sus hijas. Lo veo cuando habla con ellas y es lo mismo que me dice cuando hacemos “el nene”... (risas)

El Negro Aye interrumpe para desmentir, pero su amigo continúa...

- F: Tiene mucho que ver con nosotros. Eso también influyó. Él mantuvo un personaje inherente a su personalidad. Y Juancito soy yo cuando era chiquitito.

- Al cruzar la frontera, con sus actuaciones, han tenido el honor de representar a Mendoza. ¿Qué ha simbolizado?

- F: Hasta tal punto nos ha pasado eso que, Colombia, hemos representado a la Argentina. Buscaban algo diferente de nuestro país, vieron un video nuestro y nos llamaron.

- D: El dueño de la Cadena Caracol (que producía el Festival Internacional del Humor) fue quien lo vio. Estuvimos con tipos muy grosos de Latinoamérica – no conocidos acá porque Argentina está un poco aislada a ese nivel – y, nosotros ahí, con ellos. El productor nos pidió que hiciéramos lo del video, que no cambiáramos nada sólo porque se trataba de la televisión.

- F: Igual, no nos dábamos cuenta de lo que pasaba alrededor. Fue un salto grande que nos hizo crecer como artistas. De Mendoza pasamos a Buenos Aires y luego, a Colombia. En el 2005, cuando nos volvieron a llamar, sentíamos que ya teníamos la capacidad de ser representantes de la Argentina.

- ¿Alguna anécdota de aquellos viajes?

- F: Hay una fabulosa. Fuimos a comer a un lugar de Bogotá. Había un artesano, vi un collar que me gustó y quise preguntarle el precio, y el chico me dijo “¿Stan y Lasky?”. Le digo: “Si”. Y nuestro representante de ese momento, Néstor Nardella, se sorprendió y dijo “¿cómo puede ser?” Si bien a la mañana habíamos grabado aún no había salido el video. Entonces le pregunté “¿cómo nos conocés?”. “Los vi cuando era chico (en su presentación de 1993) y le hacía a mi mamá la representación del soldado”. Uno no se da cuenta cómo influye en otras generaciones. También me pasó otra cosa asombrosa, que nunca se la conté al Negro. Buscando en Internet fotos nuestras, en un blog de Chile nos mencionaban. Un joven escribió entre todos los recuerdos de su secundaria “¿cómo no me voy a acordar del ‘stanylasky’ que imitaba a las profesoras?”. Al parecer, el pibe hacía nuestras actuaciones. Ahí uno siente que ha representado el país.

- En la conferencia de prensa dijeron que el zapping televisivo ha influido en la manera de encarar el humor. ¿Por qué?

- D: También influyó en la manera de contar. El lenguaje que se usaba para contar una historia hace 20 años atrás, hoy no te sirve.  La situación era más larga antes de llegar al chiste. Ahora, son pie y remate continuamente. La gente está acostumbrada a eso, ya no tiene tanta paciencia. Si no vas rápido, la gente no se la banca. El humor necesita cada vez más la reacción instantánea.

- ¿A qué lo atribuyen?

- F: Se lo atribuyo a alguien con quien he trabajado estos últimos años. Tinelli cambió el humor de los argentinos. Marcelo hizo el “fast food” del humor. La gente necesitaba algo rápido y ShowMatch se lo dio. Y eso hizo cambiar la estructura cultural de todo un país. Principalmente, cambió el gusto desde la televisión. Existen ciertos bunker que se mantienen porque tienen que ver con un reinado de 30 o 40 años. Pienso en Pinti, Les Luthiers. Y hasta ellos cambiaron también.

- ¿Cómo va a seguir cada uno su carrera como solista?

- D: En Mendoza, estoy con un nuevo show unipersonal para arrancar en febrero cuando vuelva de vacaciones. También estoy con eventos privados para fin de año. Seguiré con la producción de artistas locales. Con La Cofra Records estamos con Juanita Vera y el dúo Nuevo Cuyo.  Además, vamos a traer a un grupo de San Luis muy conocido en el interior, llamado “Algarroba.com”. A mí me gustaría solamente subirme al escenario y decir mis monólogos pero no alcanza. Pero, dentro de lo que uno sabe hacer, producción y dirección. Eso es lo bueno de Mendoza se puede armar un paquete para poder trabajar.

- F: Ahora puedo empezar a diversificarme. Tal vez, antes no podía. Puedo escribir libretos, hacer música, teatro, televisión. Seguiré en Buenos Aires. Estoy laburando en dupla con otro ShowMatch, Sebastián Almada. Trabajamos mucho en eventos y nos estamos preparando para el verano. Empezó a hacer un ejercicio trabajar en esta época, entrás en un engranaje distinto... Puedo estar en Mar del Plata o Carlos Paz, con Ideas del Sur, Ileana Calabró o Nito Artaza.

- ¿Algún recuerdo del inicio?

- F: Cuando éramos estudiantes surgió la idea de hacer, en vez de “Café Concert”, “Mate Concert” en la Escuela de Teatro. Era la época que todo tenía que ser bien argentino. Y empezó a caer gente que ni nos imaginábamos. Era otro momento porque la gente le daba bola a todo lo que tenía que ver con la democracia.

- Lo que decís está relacionado con lo que dijeron en la conferencia acerca de que los mendocinos que trascendieron (Salsa Blanca, Enanitos Verdes, Karamelo Santo, Jorge y Pocho Sosa, Javier Rodríguez) salieron en la misma época... (entre el ‘89 y el ’93). ¿Fue la necesidad de expresarse?

- F: Lo hablábamos con Goy (Ogalde, de Karamelo Santo). No surgieron otras cosas tan fuertes. No hay otra banda que trascendió como Karamelo Santo. No salió otro artista como Javier. Fuimos muy específicos de ese momento. Tiene que ver también con que somos artistas comerciales pero que llegamos hasta acá como una consecuencia del laburo. Quizás, ahora, mucha gente lo busca como un medio.

- ¿A qué personas tienen que agradecerle en estos 20 años?

- F: Muchos. Tony Masera y Eduardo Betles. Vivo pensando en Héctor Fernadez Leal y el Turco Ana. Fuimos los únicos que le hicimos un homenaje. Además, nosotros recién empezábamos y gente instalada, como el Pocho Sosa o Los Cumpas, nos dieron mucho apoyo y nos dejaron entrar al círculo de los artistas.

- D: También a gente que tuvo mucho que ver con nosotros amigos y periodistas. Al Multimedios Uno, Mauricio Runno, el Pollo (Luis Ábrego), Walter Gazzo, Andrés Gabrielli, entre tantos.

- ¿Por qué apostaron, en algún momento, a ganarse la vida haciendo humor? ¿Por qué lo siguen haciendo?

- D: Cuando entré a la Escuela de Teatro me interesaba mucho la actuación. Dentro de la escuela nos conocimos con Fernando y él me invitó a hacer una comedia dramática: “Convivencia”. Pero cuando empezábamos a hacer otros trabajos, me di cuenta que cuando subíamos había algo que me surgía naturalmente. Siempre digo que hay dos tipos de humoristas: el que hace reír naturalmente -que es el caso de Fernando-. En las actuaciones, él sólo con aparecer la gente ya se reía. Y los que tenemos que trabajar un poco más, que es mi caso. De cualquier modo, es algo que nos sale más fácil. Creo que, tomando un poco en chiste, la cara y mi postura física me ayudaron a dedicarme a esto. ¿Por qué seguirlo haciendo? Porque la vez que mejor me siento es cuando estoy arriba del escenario dialogando con la gente. Puedo haber tenido un día muy malo pero me subo arriba y la paso genial Cuando eso no suceda, se acabó la historia.

- F: El humor fue mi lenguaje primario. Siempre fui el cómico en la familia y en la escuela. También fue una manera de aceptación. Hay distintas formas de aceptación social, una es el humor. También me di cuenta que tenía facilidad. Aunque hoy por hoy no es tan natural como cuando empezamos. Ahora, soy distinto porque el hecho de ser profesional te pone en un lugar donde tenés que ser más serio abajo por más que seas un cómico arriba del escenario. Para mí, hacer humor fue una forma de acercarme a los demás. Uno encuentra un camino para decir cosas. Yo lo encontré a partir del humor y la música. A partir de allí, pasó a ser mi lenguaje habitual.

Opiniones (7)
11 de diciembre de 2017 | 20:27
8
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 20:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. soy una persona que sigo al teatro mendocino y si mal no recuerdo este duo se junta esporadicamente, desde hace unos años , quiero decir que esos 20 años , no son tan asi , vamos muchachos se juntan para hacer unos mangos
    7
  2. raulito, andate a la .... que t... p .. jajajjaj bolaso de m... y la chac.... de t hna
    6
  3. Creo que peor que un ignorante es el que lee y no entiende. Y este parece ser el caso de Raúl. "Stan y Lasky ha sido nuestra mamá artística" dice el dúo, o sea de ellos ¿si? no que sean madres de nadie. Stan y Lasky como concepto fue la línea a seguir en sus vidas. ¿Me doy a entender, Raulito? Para el día de la madre que está proximo no los saludes porfa no son tu madre.
    5
  4. yo los recuerdo de ciuando hacían sus cosas en la péatonal, hace bocha de años. de haberse ido a Bs As, de seguro que hoy serían famsosos de la tv. iré a verlos porque tienen talento.
    4
  5. En realidad no creo que stan y lasky sean madre de nadie , es una falta de respeto ponerse en esa posicion ante grandes de verdad . simplemente dos personas ,una simpatica y la otra .......................que acompaña.
    3
  6. estas hecho mier.... ramirezzz... ajjajjja un gran saludo
    2
  7. hola stan y lasky. los quiero saludar y desearles lo mejor para esta despedida. tu ex vecino de calle mitre.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California