Rubens Rebuffo

"No creo que haya una antinomia entre policías y DD. HH."

Oficial de policía en Neuquén. Uno de los 3 argentinos de la Red de Policías y Sociedad Civil.

No es común que un policía se preste al diálogo franco con la prensa. Pero además de poco común, no es habitual que sean consultados ni que ellos acepten –debido a la verticalidad de las fuerzas- ser parte de un diálogo periodístico.

Agreguemos algo más que le agrega interés a esta entrevista con un policía de la provincia de Neuquén: no tuvo problemas en analizar las causas de la inseguridad y tampoco se privó de opinar sobre la siempre tensa relación entre policías y Derechos Humanos.

Esto último, no es poca cosa en un país que cuenta con más de 2.500 muertes en manos de agentes del Estado desde la recuperación de la democracia.

Rubens Rebuffo es el entrevistado que se animó a todo eso y que trabaja como policía en Neuquén. En su agenda, sin embargo, aparecen rutas lejanas a la Patagonia natal, ya que participa constantemente de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil, núcleo que agrupa a ONGs y uniformados de 10 países.

Por ello, a Rebuffo le ha tocado exponer experiencias e impresiones en diversos foros, el últimod e los cuales se realizó en Chile en noviembre pasado.

- ¿Cómo es que un policía de Neuquén, en plena Patagonia argentina, es uno de los muy pocos que forma parte de una red latinoamericana que los une y que tiene sede en Río de Janeiro, Brasi?

Tengo el honor de ser miembro fundador de esta Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil, esta experiencia que comenzó hace ya tres años, y que tuvo su inicio cuando un grupo de policías presentamos por separado, un proyecto trabajo policial a la fundación Fundar, con sede en Capital Federal De allí fue seleccionado un policía de la provincia de Córdoba, otro de Buenos Aires y yo por la provincia de Neuquén.

- ¿Por qué son tan pocos los policías argentinos que participan?

Es verdad. En realidad somos solamente tres policías argentinos. Esto se debe a que en esta primera fase de formación de la Red, se priorizó el hecho de tener representantes de la mayor cantidad de países latinoamericanos. Los países fundadores son  Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México. Un año más tarde se incorporaron El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Perú y Venezuela. Pero la  idea a futuro es  incorporar mas policías de los países miembros, ya que salvo el caso de Brasil, todos los países tienen tres oficiales de policía como representantes.

- ¿Además de policías, también forman parte organizaciones sociales de varios países?

Si, justamente esta es una de las principales características y fortalezas de esta Red, ya que además de las instituciones policiales, está integrada por ONG's, universidades y otros actores relacionados con trabajos en el campo de la seguridad ciudadana. Cada país tiene una ONG que integra la Red.

- ¿Cómo mantienen vivo el contacto?

- Bueno este es uno de los puntos más importantes y complejos del trabajo de la Red, ya que las distancias que existen entre los miembros juega un factor muy importante. Es por esto que la herramienta más importante que tenemos para comunicarnos es Internet. Tenemos un portal (www.comunidadesegura.org) mediante el cual interactuamos de varias formas. La principal es un chat que realizamos una vez al mes, en el cual  nos vamos intercalando entre los miembros para proponer una temática o problemática en particular, generalmente relacionada con la realidad policial o delictual de cada ciudad o país para luego moderar y llevar adelante este chat.

Contamos también con un foro, el que se habilita luego del chat, para que cada integrante, incluso los que no pudieron participar del chat on line, tengan un espacio para verter sus comentarios y reflexiones.

Finalmente otra de las actividades más provechosas son los viajes de intercambio entre los países miembros y los encuentros como el que usted cubrió en noviembre del año pasado en Santiago de Chile.

- ¿Cuál fue la reacción de sus superiores al enterarse de su activa participación en este núcleo internacional?

La reacción ha sido siempre muy buena, ya que afortunadamente en mi policía se fomenta  la capacitación en el personal, inclusive se busca que el hombre policía que recibe algún entrenamiento específico actúe luego de regreso a la provincia, como agente multiplicador de los nuevos conocimientos adquiridos.

- ¿Ha logrado mantener contactos con policías de otras provincias interesados en intercambiar experiencias?

El contacto con mis camaradas argentinos es constante, ya que nos unen problemáticas comunes, y en muchas ocasiones la experiencia de uno, es una ayuda para otro. Este contacto también existe con los policías de otros países, si bien no es tan asiduo como el que ocurre dentro de nuestro país,  es también importante y muy provechoso.

- ¿En Mendoza, mantiene contactos con policías con este fin?

A pesar de que somos provincias vecinas, lamentablemente no mantengo contacto con policías mendocinos, y espero que esta situación se revierta en algún momento.

- ¿Qué cosas vio que podía aportar Ud. desde su experiencia a los policías y organizaciones de estos diez países?

- Si bien hay algunas instituciones policiales que integran la Red, que tienen una realidad delictiva y social  mucho mas cruda y compleja que la que nosotros tenemos en Neuquén, uno supondría que desde una policía joven como es la que yo integro, no tendríamos cosas para aportar a otras corporaciones policiales, como  algunas  policías  federales o nacionales, con una cantidad de integrantes y antigüedad mayor; esto no es así, como ya mencioné antes, la experiencia particular de un policía en un problema o caso puntual, puede darle a otro, tal vez en otro país,  un punto de vista distinto que lo ayude a llegar a una solución para una situación. Con esto no me refiero a complejas políticas de seguridad o metodologías de intervención, sino a simples problemas cotidianos en el desempeño policial, como una nueva forma de distribuir el horario de servicio, por ejemplo.

- ¿Cuál es el aprendizaje que Ud. ha obtenido en el intercambio de ida y vuelta?

En estos años de interacción, he aprendido y asimilado muchas cosas, sobre todo de las experiencias de policías de otros países, con una realidad delictiva complicada, con delitos transnacionales como el narcotráfico o los secuestros extorsivos.

- ¿Ha podido volcarlo a su actividad?

-Si, en varios aspectos, uno de ellos ha sido la forma de trabajo por protocolos de intervención utilizado por la Policía Nacional de Colombia, otro de los miembros de la Red. Luego de realizar un análisis, vimos que podría ayudarnos en la labor diaria el tener protocolos preestablecidos, pero necesitábamos conocer alguna experiencia de implementación en otra institución policial, aquí es donde hemos empezado a trabajar en este aspecto, utilizando como modelo el colombiano. Otra situación que me ha aportado nuevas experiencias respecto de modalidades de actuación policial, fueron las visitas desarrolladas durante mi viaje de intercambio al Distrito Federal de México, donde me fue muy útil observar el funcionamiento del centro de atención de emergencias 066 Emergencias (nuestro 911) de la Policía de Naucalpan, ya que algunos procedimientos podrían  ser aplicados a nuestro Centro de Operaciones Policiales (COP).

- ¿Es posible dialogar sobre seguridad despojados de la tremenda sensación de inseguridad que todo lo inunda en nuestro país, y aportar ideas concretas más allá de la coyuntura?

Yo creo que sí. Justamente la sensación de inseguridad es, en muchas ocasiones, solo eso, una  sensación, algo subjetivo, que nos distorsiona la percepción de la realidad. Para diagramar políticas de seguridad eficientes, hay que tratar de despojarse de todo componente subjetivo, y tratar el problema seriamente, en concreto y desde sus causas.

Hay problemas que tienen una fuerte incidencia en la falta seguridad, como las deficiencias en la educación de la población, la despareja distribución de la riqueza, el déficit habitacional, las  enormes  concentraciones de viviendas precarias en los limites de las grandes ciudades, sin servicios o diagramación urbanística alguna (villas miseria o favelas), y podemos mencionar así, muchísimos otros factores, mas allá de lo subjetivo, que inciden en el nivel de seguridad y buena convivencia de una sociedad. Un buen lugar para empezar a buscar la solución, es justamente, en estos factores.

- ¿En su experiencia, cree que en los otros países sufren del mismo estigma que nosotros?

El problema de la falta de seguridad no es exclusivamente argentino, sino que marca una tendencia similar en toda Latinoamérica. Inclusive en muchos países, no existen las fronteras geográficas para la actividad ilegal, absolutamente conscientes de las ventajas que traen aparejadas esta situación, los delincuentes la aprovechan para llevar adelante sus objetivos.

- ¿Cómo valora esta posibilidad de trabajo conjunto con ONGs, entre ellas muchas que defienden los Derechos Humanos?

Uno de los factores que hace más interesante y valioso el trabajo de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil, es esta interacción y el trabajo entre policías y miembros de la sociedad civil, la diversidad de criterios y opiniones hacen la diferencia en favor del producto final. Finalmente, después de compartir espacios de discusión, vemos que tenemos muchas cosas en común, y la defensa de los Derechos Humanos del ciudadano es una de ellas.

- ¿Cree que se podrá superar la antinomia que hay entre seguridad y Derechos Humanos?

Yo no lo llamaría antinomia. Creo que ese es un concepto ya antiguo, que viene de épocas de gobiernos no constitucionales. En todo caso, si ocurre algo por el estilo, todas las acciones que se encuadran fuera de los Derechos Humanos, están al margen de la ley, por lo que pasan a constituir delitos, los que deberán ser investigados y penados según corresponda. En este sentido, también es habitual ver, como se esconden detrás de la  de la pseudo defensa de los Derechos Humanos, claras intensiones partidarias que pretenden un rédito político.

- ¿Qué mensaje le daría a la sociedad  para que se logre reivindicar la labor de los policías, no siempre valorada?

El trabajo policial tiene muchas aristas, es difícil y generalmente poco reconocido, pero no deja de ser un trabajo como muchos otros. El policía es un integrante más de la sociedad, con una familia, con hijos que van a la escuela, y no es un superhombre inmune a los problemas sociales que  experimentamos todos, por lo que no tiene sentido hacer una diferencia policía-sociedad.

En general la relación del hombre policía con los demás miembros de la sociedad es buena, y hablo desde mi posición y en mi provincia. La gran mayoría de mis camaradas trabaja seriamente y tienen la “camiseta” de la Policía del Neuquén puesta, y creo que uno tiene que rescatar la tendencia mayoritaria y no los casos aislados de malos funcionarios policiales.

Y este mismo concepto lo podemos aplicar a la opinión del ciudadano común, la gran mayoría respeta y reconoce el esfuerzo puesto en el trabajo policial.

- ¿Y a los propios policías, qué les diría?

- Bueno, desde mi humilde experiencia les diría que no bajen los brazos y que lleven adelante con orgullo la difícil función policial. Y a los que todavía no lo han experimentado, que prueben con el trabajo multidisciplinario, comprometiendo a otros sectores de la sociedad civil, ya que he observado que da muy buenos resultados.

Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 20:30
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 20:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia