El nuevo sistema previsional argentino

La creación del nuevo Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que vendrá a reemplazar al actual sistema mixto que combina jubilaciones privadas y de reparto, es una acertada medida de gobierno que repercutirá positivamente en el desenvolvimiento del régimen previsional y garantizará una jubilación digna para los actuales y futuros pensionados.
El Congreso de la Nación se encuentra con la posibilidad de reconstruir un sistema jubilatorio viable y sostenible en el tiempo que ponga punto final a un sistema instaurado durante la ilusión neoliberal de los años noventa, que luego de catorce años de existencia, se mostró totalmente incapaz de cumplir con las metas que se proponía.

Queda claro que el sistema de capitalización privado significó el fin de un esquema solidario y redistributivo, sumamente cuestionado, para reemplazarlo por otro que no solo no pudo resolver los problemas de otrora sino que agudizó la desigualdad después del retiro. En el medio, debido al costo de transición de un sistema a otro, el estado dejó de percibir casi 100.000 millones de dólares, que en un contexto de arcas públicas deficitarias, repercutió en la necesidad de emisión de grandes volúmenes de deuda pública.

A estos efectos negativos, puede sumarse la escasa capacidad del Sistema de Capitalización para ampliar la proporción de aportes efectivos al sistema, para mejorar el número de aportantes voluntarios o para aumentar la cobertura previsional. Todos estos indicadores han decaído durante los últimos años.

Sin embargo, lo más característico del fracaso del sistema privado de jubilaciones es el hecho de que en la actualidad, debido a la abrupta caída de la rentabilidad de los fondos, el 41% de las jubilaciones a cargo de las AFJP deben ser subsidiadas por el Estado Nacional para garantizarle al jubilado un haber mínimo.

Esto no es un dato menor, los fondos de pensión se han visto disminuidos a un punto tal que el Estado deberá aportar en este concepto 4000 millones de pesos durante todo el 2008. En este contexto mundial, se estimó que para el año que viene este número alcanzaría los $ 4400 millones. Y en el futuro cercano, conociendo que hay 33 mil cuentas con el saldo completamente agotado, la situación sería mucho peor.

Frente a esta iniciativa, desde nuestra visión, trascendente para la  sociedad algunos sectores opositores se muestran preocupados por el manejo que se dará a los fondos, respetuosamente debemos decir que frente a un sector financiero que cobró durante 14 años sus elevadísimas comisiones, no generó rentabilidad para los jubilados y necesitó del fondeo del Estado en miles de millones para poder pagar la jubilación mínima a los beneficiarios, no nos cabe duda que el ANSES será mejor administrador.

En este sentido uno de los planteos opositores es que los fondos que pasará a manejar el ANSES sean intangibles, no compartimos esta posición por cuanto esto implicaría el virtual congelamiento de los mismos y consecuentemente la reducción de ingresos de los futuros jubilados, no obstante ello, el envío del proyecto de ley al Congreso de la Nación donde se debatirán los mecanismos que garanticen el buen destino de los fondos, a través de la autonomía económica y financiera de la ANSES, es un paso necesario para generar y promover consensos sobre un sistema jubilatorio más justo, equitativo y ecuánime para toda la sociedad.
Finalmente, frente a la crisis financiera internacional los gobiernos de los países centrales han intervenido estatizando bancos y deudas privadas para salvar a corporaciones financieras, en este contexto mundial debe comprenderse que nuestro gobierno cumple con una obligación social al promover la creación de un Nuevo Sistema Previsional Argentino, no para salvar corporaciones, sino para garantizar seguridad a nuestros trabajadores y jubilados, evitando que sus aportes se sigan licuando en una carrera especulativa y recuperando la solidaridad como base del sistema jubilatorio.

Principales consultas sobre el pasaje al nuevo sistema de Jubilación Estatal

¿Cuál fue la principal razón para tomar esta medida?

La abrupta caída que experimentaron los fondos de las AFJP por la crisis financiera global generó por un lado una pérdida de capital importantísima para los afiliados y por el otro, un incremento del costo fiscal público, ya que obligó al gobierno a incrementar las partidas para garantizar el haber mínimo estatal a gran parte de los jubilados por el régimen privado.

¿Es alta la proporción de jubilados de las AFJP que reciben ayuda estatal para alcanzar la jubilación mínima?

Sí, el Estado está asistiendo al 41% de los 446.000 jubilados por el sistema privado que sin la ayuda estatal no alcanzarían el haber mínimo.

Por esta situación, el Estado estaría subsidiando con 4000 millones de pesos durante el 2008 al régimen de capitalización. Para el año que viene, este número alcanzaría los $ 4400 millones. En el futuro cercano, la situación sería mucho peor, puesto que hay 33 mil cuentas con el saldo completamente agotado.

¿Cuál fue el resultado de las inversiones de las AFJP durante el último año?

En los últimos 12 meses el Sistema de Capitalización perdió 13.300 millones de pesos. Esto implica que los actuales jubilados del régimen privado obtienen cada vez menos de su AFJP, mientras que los jubilados futuros ven depreciarse sus ahorros sin hacer nada al respecto.

¿Cuánto cobraría hoy un afiliado promedio a punto de jubilarse?

Con apenas 9928 pesos ahorrados en promedio por los 9,5 millones de afiliados a las AFJP, un afiliado hombre promedio recibiría apenas 56 pesos mensuales, mientras que una mujer promedio (con mayor expectativa de vida) unos 50.

Con estas proyecciones es evidente que el Estado tendría que salir a rescatar de una forma u otra a los futuros jubilados de la capitalización, lo que costará millones de pesos, mientras que los fondos seguirían cobrando sus cuantiosas comisiones.

¿Es la primera vez que sucede una abrupta caída de la rentabilidad del sistema de capilización?

No, durante los 14 años que estuvo vigente el sistema de capitalización, seis importantes crisis financieras implicaron varios años con resultados desfavorables para las inversiones de los afiliados.

¿Las comisiones varían en función de la rentabilidad?

No, las AFJP nunca bajaron sus comisiones y se llevaron en promedio 33 pesos de cada 100 aportados. La mayoría de los gastos se destinan al marketing, publicidad y comisiones de los vendedores.

¿Debemos acercarnos aún más al sistema chileno de capitalización?

No, el sistema chileno de capitalización es un régimen claramente excluyente donde más del 50% de la población se ha quedado afuera del sistema. Asimismo es un sistema fuertemente machista, toda vez que 7 de cada 10 mujeres están afuera del régimen de pensiones. Por último, es un sistema de alto costo de administración, el 20% de los aportes van a parar a gastos de administración.

¿El pasaje a un sistema de reparto implica una afectación de la propiedad privada de los aportantes por parte del Estado?

No, los afiliados no pueden disponer de su dinero como si fuera una caja de ahorro o un plazo fijo. Una cuenta de capitalización no tiene disponibilidad inmediata. Incluso al momento de jubilarse, no se puede echar mano a esos recursos sino obtener una renta calculada en base a ellos, por lo tanto es erróneo considerar el traspaso como una afectación al patrimonio personal.

¿Cuál es el balance de los 14 años del sistema de AFJP?

Las AFJP contribuyeron a desfinanciar al Estado por los enormes costos de transición de un sistema a otro (100.000 millones de dólares), no crearon un mercado de capitales amplio, no redujeron la morosidad, ni generaron competencia (la mayor parte de los aportantes se concentran en 3 empresas) y no sirvieron para extender la cobertura.

¿Qué pasará con los empleados de las AFJP?

El estado absorberá todos los trabajadores del sector que, según sus características, irán a la ANSES, a la Superintendencia de Seguros, a la AFIP, a tareas técnicas, actuariales, de difusión o comercialización, con la idea de que mantengan sus salarios.

Opiniones (2)
18 de enero de 2018 | 01:09
3
ERROR
18 de enero de 2018 | 01:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es lamentable el nivel de esta legisladora mendocina, hasta llego a dudar que interprete lo que escribe. Lo unico que le interesa es ser obsecuente al poder del matrimonio presidencial , y que no la dejen afuera del reparto , pero no de sus jubilacion, sino de puestos y $$ que nos tiene acostubrando este gobierno. Creo que ha llegado la hora que la ciudadania los repudie masivamente en los lugares publicos que siempre los encuentra, y que no son otros que: Aeropuertos, restaurante y shopping
    2
  2. Lo que la senadora no explica es por qué debemos confiar en el Estado que ya se encargó de fundir las anteriores cajas de jubilaciones antes de los 90. Los políticos nunca se resisten a la tentación de tocar la plata de los ahorros previsionales. No lo hicieron antes cuando manotearon y fundieron las cajas. No lo hicieron después cuando les encajaron los títulos basuras del Tesoro en los 90. No lo harán en el futuro. Senadora, buen intento, pero no. NOs van a robar de nuevo. Prefiero a mi AFJP que mal o bien todos los meses me dice cuánto tengo.
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos