A contramano del mundo

La Tierra tiene los 360° de su circunvalación divididos en las 24 horas del día, como los gajos de una naranja, a razón de 360 / 24 = 15° por hora. Cada uno de estos gajos se denomina huso horario. Por eso, el "gajo" que en un determinado momento de la rotación "mira" al sol, es el del mediodía, y el opuesto el de la medianoche. Cuando en el huso horario centrado en el meridiano 0° (Greenwich, en Inglaterra) son las 12 del mediodía, aún falta 1 hora para que el sol llegue al meridiano 15°, y cuatro horas para que llegue al meridiano 60°, que es el que nos toca a nosotros y que pasa por la localidad de Chivilcoy, Provincia de Buenos Aires. Por eso decimos que vivimos en el huso -4 (menos cuatro) y nuestra hora debería ser cuatro menos que la de Greenwich.

La jurisdicción del huso -4 rige siete grados y medio para cada lado del meridiano 60°, es decir desde los 52°30' (casi 120 km más afuera de Bernardo de Irigoyen, el punto más oriental del país, en la Provincia de Misiones) hasta los 67°30' (la Villa de La Paz, al Este de Mendoza). Más al Oeste, donde se ubican junto a Chile casi íntegramente las provincias de San Juan, Mendoza, Neuquén, Chubut y Santa Cruz (cuyo extremo occidental está en los lejanos 73°30', es decir a escasos 120 km del centro del huso -5) debería regir el meridiano -5. Es decir que Argentina no cabe en un solo huso.

Una solución, mundialmente aceptada, es partir al país en dos y usar dos husos horarios diferentes, pero parece que a nosotros esas soluciones disciplinadas no nos cuadran. Cuando hace cinco años se estableció esto en Mendoza (y casi 20 años atrás también) las fuerzas vivas, anteponiendo dudosas ventajas en la producción y la economía por sobre las biológicas naturales, pusieron sus quejas, doña Rosa opinó con buena pero ignorante intención, y convencieron al gobierno para que diera marcha atrás. Y la cosa no pasó de ser una discusión de café, defendida por unos pocos quijotes del CRICYT. Es importante recalcar esto porque hoy hay gente que, al calor de la renovada discusión, está opinando que al pasar del huso -3 al -2 se está volviendo a lo ocurrido entonces. Falso: lo que entonces se hizo fue todo lo contrario: pasar de huso -3 al -4, y era lo correcto.

Y decimos que es lo correcto porque el único modo de negociar seguir teniendo un solo huso horario para todo el país es respetar el "mayoritario" -4. Siendo tolerantes por razones obvias de integración nacional, los mendocinos aceptaríamos de buen grado ese desfasaje angular, que se traduciría en que el mediodía fuera en la Ciudad de Mendoza a las 12:36 en promedio, en vez de a las 12 como lo sería en Chivilcoy. Y decimos en promedio porque el sol no se "mueve" a una velocidad uniforme, pues como la órbita de la Tierra es ligeramente elíptica (un discreto 3%) el sol se adelanta o atrasa hasta un cuarto de hora a lo largo del año, principalmente a principios de noviembre y a mediados de febrero, tal como lo explican las leyes físicas de Kepler.

Gracias a que el eje de rotación terrestre está inclinado 23° con respecto al plano de la órbita, es que en los países subtropicales tenemos las estaciones del año, en verano el día es más largo que 12 horas, y el sol sale más temprano que las 6 de la mañana y se pone más tarde que las 18. Por eso en la mayoría de esos países, inteligentemente, se corre la hora para que el sol culmine artificialmente a eso de las 13, "haciéndolo salir" antes de las 7 y ponerse después de las 19, según la latitud, acompañando así la jornada laboral. La gente se levanta con el sol y regresa a su casa al atardecer, aún de día. Pero en invierno, con días más cortos vuelven al horario normal. A los mendocinos, con un día de 14 horas en verano y de 10 horas en invierno, ese sistema nos vendría de maravillas, es decir huso normal -4 en invierno y -3 en verano. Y de paso, el país sigue teniendo una sola hora, cosa que parece ser importante para nuestra caprichosa cultura.

Pero no. En Argentina, esgrimiendo pretendidos beneficios que no son tenidos en cuenta en casi ningún lugar del mundo, hace años que vivimos siempre en horario de verano, con el huso -3. Y de la criolla Chivilcoy pasamos a tener el huso que corresponde a más allá de Sao Paulo o, si se quiere ser más gráfico, a mil kilómetros mar adentro desde Buenos Aires.

De ese modo, en Mendoza nos hemos acostumbrado (mal acostumbrado) a que el sol culmine en promedio a las 13:36, aunque en febrero sea a las 13:50 y 5 minutos más tarde en Las Leñas o en Las Cuevas, es decir casi a las 2 de la tarde. Siendo tolerantes, el hecho de que el sol nos salga en verano entre las  06:25 y las 07:10 no nos cae tan mal, y que se ponga entre las 20.05 y las 20:40 tampoco, ayudados por nuestra cuyana siesta. En fin, consecuencias de un aceptable horario de verano. Pero como contrapartida, en invierno tenemos que soportar mandar a los niños a la escuela en plena noche (el sol sale así a las 08:40 a fin de junio) cuando lo lógico sería que el sol saliera una hora antes utilizando el huso correcto -4, y más aún dos horas antes si se impusiera el huso -5 como Hora del Oeste. El huso -4 implicaría la natural realidad de que el sol se ponga en invierno a las 17:40 (en nuestros inviernos a -3 se pone una hora más tarde) pero eso es natural en cualquier país del mundo. Sin embargo parece que todo esto a nuestros comerciantes no les importa, porque se levantan tarde (abren a las 9) y pretenden vender hasta el anochecer.

¿Y qué pasa ahora con la nueva moda del huso -2? Pues a algún trasnochado (literalmente) ignorante de esta situación histórica irregular, se le ocurre correr OTRA hora más. Y aquí viene lo insólito, como en 1988 y el año pasado.

Agregamos entonces alegremente otros 1500 km mar adentro a nuestro mediodía (500 km al Este de Recife, en la punta oriental de Brasil), el sol mendocino sale en verano recién entre las 7:30 y 8:30, cuando lo natural sería una hora antes (es decir, nos seguimos levantando de noche también en verano) y el medio día llega a las villas cordilleranas mendocinas y patagónicas rayando las 3 de la tarde, para ponerse entre las 21 y las 21:45 (y a las 23 en el Chaltén). Total, no importa, para que no bostecemos de día nos dormirenos un siestón de 3 horas y listo, y así ahorramos energía.

¿Qué dice a todo esto la geografía más elemental? En la figura de la izquierda vemos claramente cómo la Argentina (en verde amarillento) debería usar el huso -4 (grisado sobre el mar). En la del centro vemos la situación imperante desde hace años (Argentina en verde) que ya conlleva un visible desfasaje sin precedentes con los demás países. Y en la de la derecha vemos la insólita situación que se plantea ahora (Argentina en rosado) sin ningún punto de contacto con el huso -2 grisado. Tenemos, dicho sea de paso, una hora única, Made In Argentina, que ningún otro país tiene y que podríamos llamar creativamente Hora Atlántica, Hora Maradona o término parecido. En fin, siempre dando la nota, los argentinos.


Este huso horario caprichoso parece que regiría desde mediados de octubre hasta (menos mal) mediados de marzo. Pero no cantemos victoria, porque en marzo no pasaremos a horario de invierno, sino que volveremos al horario "de verano" normal, que hará que sigamos despertando a nuestros niños para ir a la escuela más cerca de la medianoche solar que del mediodía. Eso si, nos seguirá viniendo bien para juntarnos con los amigos en el café hasta unas luminosas 7 de la tarde en vez de estar en el calor del hogar en un saludable crepúsculo a las 18 o 17:30, como el resto del mundo bien sabe que ocurre en invierno.

En el diagrama de líneas adjunto hemos representado las horas del día en la escala vertical y los meses del año en la horizontal. Las líneas azules gruesas indican la salida del sol (línea inferior) y la puesta del sol (línea superior) si rigiera el huso horario -4, es decir el correcto para la mayor parte de Argentina. Las líneas finas en el centro indican el mediodía solar en cada huso. Entre líneas verdes se indican los respectivos horarios utilizando el huso -3 (el que se viene usando en Argentina desde hace varios años) y entre las rojas los horarios de salida y puesta con el nuevo huso -2 que se pretende que rija en verano.

En color amarillo hemos indicado el "mejor horario" para los mendocinos, esto es, usar el huso -4 en invierno y -3 en verano, siempre suponiendo un solo huso horario para la Argentina (sino, cabría contemplar usar correctamente el -5, y el -4 como Hora del Oeste). Como puede verse (rayado en negro) el controvertido huso -2 en nuestro verano cuyano nos quita una hora de sueño nocturno, haciendo que en los meses de verano nos levantemos tan de noche como lo hacemos en el invierno con el huso -3. Cuando algunas personalidades nos aconsejan paternalmente que esa hora de sueño la recuperemos durmiendo la siesta, olvidan que lo normal es dormir de noche, no de día; más allá de las innegables bondades de la siesta.

En cuanto a que anochece más tarde, eso no nos beneficia en nada. Es tan tarde (entre las 21 y las 22 en verano) que ninguna oficina o fábrica está abierta como para ahorrar esa energía, y la energía que ahorramos en las casas la derrochamos a la mañana levantándonos de noche.


Nótese que hemos marcado en líneas de puntos las 7:30 y las 19:30, respectivamente como horas usuales de levantarse (o de desayunar) y de cierre del comercio, aunque por supuesto que en ello habrá incontables excepciones y gustos personales. Podría contraargumentarse que en invierno a las 19:30 ya es de noche, que el huso -2 (línea roja superior) evitaría ese supuesto inconveniente y que el -3 (línea verde superior) lo minimizaría; pero decididamente es más conveniente el beneficio de levantarse "con el sol" (línea azul inferior) que el de alargar artificialmente el anochecer.

Así las cosas, tal parece que en lugar de adaptarnos al planeta, vamos a contramano. Y que tener un flamante Ministerio de Ciencia y Tecnología está de adorno. Quienes queramos vivir acorde con la Naturaleza, podríamos quejarnos y comportarnos de modo políticamente incorrecto llevando a los hijos a clase más tarde (en salvaguarda de su salud) e ir a trabajar a deshoras, bravuconadas que, claro, no todos pueden hacer. Pero esa conducta insociable seguramente nos acarrearía estar tan irritables como nuestros obedientes congéneres por vivir a contranatura, así que en nombre de que "el sol sale para todos" (tarde, pero sale) agacharemos la cabeza sin chistar. Y los bancos seguirán cerrando cuando sean las 10:30 solar para malhumor de la clientela y solaz del patovica de la puerta.

Concluimos conque gozar de nuestros derechos naturales, como del aire puro, la TV culta y otras utopías, en este país debe ser una opción a conquistarse por vía de la protesta. Y, de no obtenerla, pasará a la lista de las frustraciones incomprensibles del ser argentino.

¿Volverán a mancillar nuestros derechos a vivir naturalmente?

El planeta sigue avanzando sobre su órbita. El ángulo que separa el ecuador del plano de la eclíptica se va achicando y en pocos días más se invertirá y el Sol derramará su luz sobre la Antártida. Los días se van alargando aceleradamente, y ya, por fin, nos vamos acercando a un horario decente para levantarnos y llevar a nuestros hijos a la escuela, con el sol que nace. El huso horario artificial -3, horario de verano con el que los ineptos nos obligaron a pasar el invierno, dejará de ser un suplicio.

Deberíamos ser conscientes de esta bendición. Muy conscientes y disfrutarla con ganas contenidas. Porque aparentemente durará poco. Las malas lenguas dicen que la ignorancia que nos gobierna, devenida en ilustrada, tal vez nos encaje de nuevo, brutalmente, una horita de noche en la mañana y una de día (como si nos hiciera falta en los días largos del verano) en el anochecer. Como un castigo inconcebible, grandes y chicos volveremos a levantarnos de noche hasta que tengamos el Sol angularmente bien cerquita, en Navidad. Pero claro, los niños ya no irán a la escuela, y el gobierno nos mandará paternalmente a dormir la siesta.

En los medios ya se viene discutiendo si el uso -2 tiene o no las bondades que dicen. Y desde Doña Rosa hasta los legisladores ponen sus opiniones en el tapete. Pero nadie le pone el cascabel al gato, y algunos ya no sabemos qué recursos utilizar para hacerles ver a nuestros nunca bien ponderados políticos, que el problema no será nada nuevo, que lo venimos padeciendo desde hace meses con el inoportuno huso -3 en vez del -4 que nos toca en suerte por nacer en estas longitudes y latitudes.

Los que todavía nos acordamos de lo que aprendimos en la primaria, y cometimos la tozudez de seguir estudiando después de la secundaria y jurar un título para beneficiar a la sociedad, ya no sabemos qué puerta golpear, a que oídos necios gritar.

Señores, a ver si nos ponemos las pilas: el huso horario mayoritario en el país es el -4, aunque en rigor a Mendoza nos debería tocar el -5. Y si quieren horario de verano (huso -3), pues pónganlo en verano y no en invierno. Leyeron bien: el huso que nos tuvimos que bancar este invierno es contranatura, como lo viene siendo desde que alguien tuvo la genial idea de imponerlo hace años. De modo que el daño que se nos avecina si ahora se pone el huso -2 hay que sumarlo al que ya tenemos con el -3, que muchos creen que es el normal. ¿O acaso alguno se cree que levantarnos de noche entre abril y agosto fue algo natural? Por eso, siquiera pensar en alguna dudosa bondad del huso -2 es absurdo e inadmisible. E imponerlo impunemente a la sociedad es una muestra de ignorancia y brutalidad.

El autor: El Ing. Gabriel Cabrera es Profesional principal del CONICET - IANIGLA - CRICYT

Opiniones (6)
19 de enero de 2018 | 04:53
7
ERROR
19 de enero de 2018 | 04:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Releo y veo que hacer va con H
    6
  2. Muy claro y completo el informe. Yo le doy mayor importancia a la cuestión técnica y a lo que beneficia a la mayoría, no creo que se pueda pedir un horario al sevicio de un individuo. Siempre habrá alguien al que no le venga bien. Lo único que me molesta es que por acer las cosas bien, tendremos dos horas diferentes para la Argentina y creo que eso no es muy bueno para la actividad pública, bancos y comercio.
    5
  3. Deberían tratar de destacarlo aun más, para que todos comprendan la irracionalidad que tratan de plantear
    4
  4. dónde están los gráficos citados???
    3
  5. Espero que el Ing. Cabrera sea el mismo que alguna vez me examino en la Fac. de Ingenieria. Si es Ud. lamento no heber tenido el honor de ser su alumno. El analisis es brillante. Sintetico, didáctico, contundente. Es una lástima que los amigos de MDZ no hayan incluido los gráficos. Esta nota debe servir para centrar la discusión en su verdadero punto, que no es la negociada de dejar el uso -3 en verano, sino retornar a nuestro verdadero uso horario de invierno.Gracias
    2
  6. Muy buena la nota en cuanto a especificaciones técnicas y geográficas, y a las deformasiones historicopoliticas a nuestra realidad horaria... es algo que siempre he discutido cuando se quejan de que nos cambian una hora a nuestras vidas... cuando si tuvieramos que estar acordes a la realidad de todos modos habría que cambiarla... la cuestión es si es más o menos, si depende de los meridianos o de la realidad social, esto es algo que falta llegar a un acuerdo... Para ello es importante el aporte de nuestro caudal científico; pero, se toman todas las variables en cuenta? si fuera por mí (termino mi trabajo 19hs promedio) me conviene que el sol se oculte a las 22, y todavía tengo 3 horas diurnas para disfrutar a mi familia, la naturaleza, diversones veraniegas... Me parece que el camino son las convenciones sociales, que están en proceso de modificación... qué fracción del mercado laboral fracciona su jornada? cuántos trabajan de corrido? ahora que se habla de restablecer el almuerzo como punto de encuentro familiar a qué hora? 12/13/14/15?o conviene que el momento de encuentro familiar sea el desayuno como en otros países a plena luz del sol.... Por otro lado, ya que hablás de la experiencia de otros países en la fracción horaria (a mí me parece una buena idea), por qué otros países no hacen lo mismo?, como influye en la vida comercial de cada país? no estoy hablando de apertura y cierre de comercios, si no de movimientos comerciales interprovinciales... O cómo hacen los países que tienen zonas desérticas... me parece que hay un backup de conocimientos para poner en el tablero y los que pueden barajar las cartas son los cientificos... pero se ponen todas las cartas? o siguen siendo visones unilaterales... Concluyo que el factor más importante a tener en cuenta a la hora de establecer un huso horario es la sociedad, por eso me parece necesario conocer mejor las necesidades de la sociedad toda... como no se mucho del tema expero que los expertos que trabajan para nuestro país sean lo suficientemente abarcativos para poder contener la realidad toda y de todos. Te felicito nuevamente por dar una visión científica al tema, poque si hacemos lo que a cada uno le gusta o le conviene tend´riamos que tenér más de un huso horario :) PD gracias por desasnarme sobre el tema de los husos horarios, aunque aún me quedan dudas que veré si puedo subsanar.
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos