Cambio de foco en la lucha contra las drogas

Hacer énfasis en la prevención del consumo de drogas, tanto como se hace en la producción y el tráfico de estupefacientes, fue el consenso en el que avanzó la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia durante su segunda reunión realizada en Bogotá los pasados 4 y 5 de septiembre.

El encuentro, copresidido por los expresidentes de Colombia y Brasil, César Gaviria y Fernando Henrique Cardoso –líderes internacionales de dicha Comisión junto con su homólogo mexicano Ernesto Zedillo- se centró en la comprobada ineficacia de la "guerra contra las drogas" declarada hace 10 años por las Naciones Unidas y cuyo enfoque principal han sido las políticas prohibicionistas de represión de la producción y de criminalización del consumo.

"La realidad es que el mundo tiene quieto el debate sobre la efectividad de la lucha contra las drogas. Parece que hubiera consenso en que la efectividad de la lucha no es alta, pero también en no cambiarla", criticó César Gaviria al formular la necesidad de un nuevo paradigma sobre la manera como el mundo debe encarar el tema de las drogas en adelante.

Ese nuevo paradigma, según la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, debe fortalecer el principio de responsabilidad compartida en el sentido de que los países consumidores asuman un rol mucho más activo que el de liderar políticas internacionales para combatir la producción y el tráfico de drogas lejos de sus fronteras.

En diálogo con la prensa local, el ex presidente Cardoso afirmó que "es cierto que la producción y el tráfico deben ser contenidos y combatidos, pero el consumo está aumentando en casi todos los países, y los países más ricos no tratan de profundizar en alternativas".

El comandante de la Policía Nacional de Colombia, general Óscar Naranjo, invitado a participar en el encuentro, señaló que los países consumidores deben pasar de la retórica a la práctica y afirmó que un ámbito en el que deben actuar es el tráfico de precursores químicos necesarios para producir las drogas y que son suministrados por estos países desarrollados y consumidores de drogas.

Uno de los mayores estudiosos del tema en el mundo, el norteamericano Ethan Nadelmann -fundador y director ejecutivo de la Alianza de Políticas de Drogas- motivó a los líderes de opinión de América Latina a asumir un rol más activo en este tema al confirmar que la manera como se ha enfrentado hoy el desafío de las drogas ha sido totalmente ineficiente.  

"Observen la evidencia. Solo en la última década, únicamente Estados Unidos ha gastado miles de millones de dólares, ha encarcelado a millones de personas, ha decomisado una gran cantidad de toneladas de drogas ilícitas y ha erradicado, en forma directa o indirecta, cientos de miles de hectáreas tanto en América Latina cuanto dentro de sus fronteras. En un esfuerzo por justificar todo esto, los funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos señalan una disminución del número de personas que admiten ser consumidoras de cocaína o marihuana, ignorando en forma cínica la evidencia de que persiste un grave abuso de drogas y otros problemas relacionados con ellas: muertes por sobredosis, nuevas infecciones de VIH y hepatitis, sin mencionar los daños sociales y de salud asociados con la guerra antidrogas, a niveles mucho más elevados que aquellos que se observan en otros países industrializados" dijo Nadelmann quien agregó que en Perú, Bolivia y Colombia no se pueden mostrar resultados contundentes en reducción de cultivos ilícitos como resultado de programas patrocinados por Estado Unidos, pues cada que bajan los índices de cultivo en un país, aumentan en otro.

Punto álgido

¿Legalizar o no legalizar? ese fue el dilema. Si bien los participantes del encuentro estuvieron de acuerdo en que debe haber muchas más campañas de prevención de consumo de drogas y que éstas deben ser vistas como un problema de salud pública, la Comisión aun no ha llegado a un consenso sobre si se debe o no despenalizar el consumo de drogas, una tesis defendida por la mayoría pero con la que los representantes de Colombia en la Comisión no parece sentirse muy a gusto.

Aunque no descartó de plano la posibilidad de respaldar una iniciativa de descriminalización del consumo, César Gaviria tampoco la defendió por considerarla insuficiente: "¿Por qué los americanos meten a la cárcel a sus consumidores? Porque sus estadísticas indican que los asaltos se producen para comprar drogas, o porque los asaltantes están drogados. Los europeos, en cambio, aplican una política que acompaña al consumidor con programas de 'menor daño' y de salud. Pero acá no nos podemos quedar con la tesis de la despenalización del consumo. Nos quedaríamos a mitad de camino si no la complementamos con una política que dé solución a los adictos", expuso.

Sin embargo, un signo de que Gaviria no se aparta de la despenalización del consumo fue el hecho de que durante la realización del encuentro manifestó su desacuerdo con la propuesta del presidente de Colombia Álvaro Uribe de desmontar de la legislación colombina la ley que autoriza el porte de la dosis personal de droga, existente hace más de una década. 

A lo largo del evento, el expresidente Cardoso insistió en que se debe penalizar la producción y no el consumo de drogas. Por su parte, el antropólogo Rubem César Fernandes director de la ONG brasileña Viva Rio propuso motivar la participación de los jóvenes en este tipo de debates para reforzar el enfoque del abordaje del tema desde el punto de vista del consumidor, y de una manera preventiva, sobre todo teniendo en cuenta el aumento notorio del consumo de drogas tradicionales y sintéticas en América Latina.

Según Fernandes, la postura de los adultos de permitir por un lado el consumo de alcohol o cigarrillo y castigar el de marihuana o cocaína es ambivalente para los jóvenes, quienes perciben estas normas como ilógicas y hechas para ser burladas. "Se debe promover el autocontrol entre los jóvenes, suministrarles información cualificada y generar una política de drogas que tenga sentido ante la juventud", puntualizó Fernandes.

La postura total de la Comisión deberá definirse en Ciudad de México en febrero de 2009 para luego ser presentada mundialmente en la reunión de la Comisión de Drogas Narcóticas de las Naciones Unidas, a realizarse en marzo del 2009 en Viena, Austria.

La autora: Andrea Domínguez es periodista del portal Comunidad Segura, de Brasil.

Fuente: Comunidad Segura

Opiniones (0)
18 de enero de 2018 | 01:13
1
ERROR
18 de enero de 2018 | 01:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos