Prevenir el Sida o enseñar a ser ignorantes

La delegada en Mendoza del (INADI) respondió afirmaciones formuladas por Pedro Pérez Cárdenas en el Senado y difundidas el miércoles por MDZ.

Prevenir el Sida o enseñar a ser ignorantes
“El miedo de saber nos condena a la ignorancia”.

 Eduardo Galeano

Dictar talleres en escuelas públicas y privadas predicando que los condones no sirven para prevenir la transmisión del VIH, que la única prevención válida es la abstinencia sexual y que el sida es promovido por los homosexuales, no sólo constituye un acto discriminatorio inaceptable sino que también provocará la muerte de nuestros/as jóvenes por transmisión de enfermedades sexuales prevenibles.

Alertados/as de que existiría una posible vinculación laboral entre una ONG española presidida por Pedro Pérez Cárdenas, famoso por difundir que el uso del preservativo no previene enfermedades como el SIDA, y la Dirección General de Escuelas de nuestra provincia, es que manifestamos nuestro repudio hacia estas acciones por ser arbitrarias, discriminadoras y porque atentan contra la salud y los derechos sexuales y reproductivos difícilmente conseguidos.

La Ley Nacional Nº 25673, de Salud Sexual y Procreación Responsable  la cual  en su artículo Nº 2 establece como objetivo “alcanzar para la población el nivel más elevado de salud sexual y procreación responsable con el fin de que pueda adoptar decisiones libres de discriminación”. Asimismo, contempla que toda la población tenga acceso a la información, orientación, métodos y prestaciones de servicios referidos a la salud sexual y procreación responsable.

En nuestra provincia, a través de la Ley N º 6433 se creó el Programa Provincial de Salud Reproductiva el cual se fija como objetivos “prevenir a través de información y difusión, el VIH/SIDA y demás enfermedades de transmisión sexual”.

Por otro lado, la Ley Nacional de SIDA Nº 23.798, establece en su decreto reglamentario  Nº 1244/91 que deben respetarse las disposiciones de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica) aprobada por Ley Nº 23.054 y de la Ley Antidiscriminatoria Nº 23.592.

En este sentido, el Plan Nacional Contra la Discriminación establece que “(…) todas las personas deben tener el derecho igualitario de acceso al conocimiento y a los métodos de regulación de fertilidad y que este acceso debe ser garantizado por el Estado en condiciones de igualdad para mujeres y parejas, sin prejuicios de que cada uno, según sus convicciones, quiera hacer uso o no de los servicios correspondientes. No tener acceso es fuente de discriminación ya que impide decidir sobre el propio cuerpo y sobre la reproducción”.

Por esto, es ineludible el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y el derecho de las parejas a resolver sobre la planificación de la descendencia, derechos que muchas veces se ponen en tela de juicio por contenidos religiosos pregonados por  sectores sociales conservadores.

Por otro lado, son inadmisibles los mensajes discriminatorios hacia las personas de diversas orientaciones sexuales que divulga Pérez Cárdenas. En la página Web www.sinsida.com puede leerse que “los homosexuales facilitan el contagio del VIH/SIDA”.

El Plan Nacional contra la Discriminación sostiene que “la identidad sexual se construye a través de un complejo proceso en el que operan una multiplicidad de variables en la historia de los individuos. (…) existe en nuestra sociedad  un espectro de diferentes expresiones de la sexualidad por lo que nos referimos a una diversidad de orientaciones sexuales e identidades sexuales.

Las personas con diversas orientaciones sexuales e identidades de género figuran entre los grupos humanos discriminados en nuestra sociedad y se les reservan etiquetas negativas y epítetos peyorativos y ofensivos. Los sentimientos de rechazo y desprecio, que llegan a la violencia y la agresión contra estos seres humanos, se denominan homofobia. (…) Estas posiciones tienen como objetivo controlar las vidas de las personas y limitar su autonomía a través de procedimientos particularmente agresivos y poco respetuosos de la pluralidad”.

Es por esto que para la inclusión de las diferencias sexuales es necesaria una profunda revisión de los imaginarios colectivos, de las prácticas clínicas, de las teorías médicas y de las convicciones religiosas. Es el Estado quien tiene la ineludible obligación de clarificar creencias y desterrar valoraciones negativas homofóbicas ya que de lo contrario, estos grupos terminan en la marginación conculcando sus garantías legales, civiles y políticas.

Los dichos de Pérez cárdenas se basan en las creencias de un sector social, que si bien son aceptadas en el abanico de la pluralidad de ideas, de ningún modo pueden ser parte de políticas públicas universales porque dejan de lado la realidad cotidiana de diversos ciudadanos/as y carecen de fundamentos científicos.

Por lo tanto, la difusión de este tipo de discursos entre los/las jóvenes es inaceptable ya que atenta contra sus vidas y además, contra los derechos humanos del conjunto social. Las personas tenemos derecho a poder decidir sobre el propio cuerpo, a tener una vida sexual plena y saludable, a poder planificar el número de hijos/as, a tener acceso a métodos anticonceptivos y de prevención de enfermedades de transmisión sexual.
Opiniones (2)
23 de enero de 2018 | 04:12
3
ERROR
23 de enero de 2018 | 04:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ...con un montón de funcionarios del Opus dei en el poder?. No puede ser de otra manera, los fundamentalistas están atrasados y atrasan; se nutren del miedo y de la ignorancia y si además le agregamos la pobreza entonces tienen el sustrato adecuado para crecer, pero sólo ellos. " Los hipócritas no sirven a Dios, se sirven de Dios para engañar a sus semejantes" ( Balzac)
    2
  2. Como siempre, este tipo de psicópatas encuentra eco en ultrareligiosos fundamentalistas como la señora Lima, cuyos encantos femeninos siempre estuvieron más cerca del riguroso celibato que de una sexualidad plena.
    1
En Imágenes