Crónica y reflexiones de un día democrático

El día amaneció soleado, salí  de mi casa dispuesta a votar mientras pensaba si seria un “día peronista” o si el corte de boleta pegaría finalmente el volantazo. Después de todo iba a ser un día importante, siempre lo es cuando se puede elegir, el domingo 23 de Octubre todos fuimos soberanos en iguales términos y eso nos lo permitió el voto obligatorio, secreto y popular. Largas colas con pensativos, reflexivos, preocupados y hasta fastidiados soberanos ya se podían divisar en los patios de las escuelas, a pesar de las extensas demoras causadas por la falta de organización en los establecimientos educativos y la inexistente disposición de cuartos oscuros para discapacitados, alcanzó a sufragar un poco menos del 80% del padrón, así todo se entendió el escrutinio dos horas más de las establecidas.

Mientras realizaba las “bocas de urnas” en el tercer distrito electoral mendocino, que comprende entre otros departamentos a Godoy Cruz y Lujan de Cuyo, más de un ciudadano me aseguró haber votado en blanco al momento de decidir por el “SI” o “NO” respecto al referéndum de la Constitución Provincial. Lo que sucedió fue que el Gobierno de Mendoza solo usó la última semana para instruir levemente a la población sobre lo que se intentaba cambiar; sin lugar a dudas no alcanzó, varios electores creían  que se votaba la reelección indefinida del gobernador y el mendocino es conservador, no  quiere darle crédito por más de cuatro años a un cacique provincial. Sumado a esto, debo destacar que ningún partido político la milito. Finalmente no tendremos reforma en la redacción del articulo 221 de la Carta Magna, la cual seguirá indicando que al momento de realizar algún tipo de cambio se tendrá en cuanta la mitad mas uno del padrón electoral y no de los votos emitidos.

Mendoza era un punto del país incierto donde nada estaba dicho, teníamos encima los ojos del país ya que se disputaba la próxima gobernación a la suerte del efecto “arrastre” o del efecto” tijera”. Promediaban las seis y media de la tarde y ya se anunciaba a Francisco “Paco” Pérez, el hombre del PJ, representando al arrasador Frente para la Victoria como el nuevo gobernador de la provincia. Portales digitales titulaban la noticia, fiscales afines al partido lucían sonrientes en las escuelas, en el cuarto piso de Casa de Gobierno, donde funcionó el Centro de Cómputos, nadie se animaba a decir algo al respecto (para no violar la veda electoral) pero se respiraba un inconfundible aire de victoria.

Alrededor de las ocho de la tarde con la noticia retumbando en la cabeza me voy para el bunker del ganador, en el camino me planteaba si el triunfo de Paco Pérez era merito propio o solo suerte del efecto arrastre que le produjo el “cristinazo”, durante la campaña había sido muy fuerte el rechazo de la sociedad para con él, se lo acusaba de “pro minero”  de “abogado del diablo”, cuando se impuso la resonante frase “ el agua es de Mendoza no se negocia” el candidato peronista inmediatamente archivó el proyecto Minero San Jorge que tan preocupados nos tenía, supongo que esto le sumo votos, junto con la inteligente campaña electoral y el importante apoyo de la Nación, donde se animo a mostrarse en un spot publicitario junto a Cristina Fernández de Kirchner. En fin el corte de boleta existió pero no fue contundente ni abrumador, no le alcanzo al ex gobernador Roberto Iglesias, condenado por el recorte de sueldos que le obligó a hacer la crisis del 2001, para retener la gobernación una vez más.

Después pensé que al final de todo había sido un día democrático, que más del 40 % de los mendocinos avalaron a Paco Pérez como nuestro representante, la gente votó así, no importa si lo hizo con el bolsillo, si lo hizo por miedo a perjudicar a nuestra provincia con un color distinto al de la Nación, si fue mérito de la boleta completa dentro del sobre, o si realmente quieren la continuidad del modelo nacional y popular. Por supuesto que estamos aquellos no conformes con el resultado, los que piensan que nuestra provincia atrasa, que es la que menos coparticipación tiene, los que desconfiamos al respecto de la minería y pensamos que al cabo de un año la tendremos instalada en Uspallata, los que pensamos que es la continuidad más que del modelo ideológico, la de Celso Jaque aquel que nos mintió hace cuatro años con el mapa del delito, y demás. Pero así es la democracia, uno gana y el otro indudablemente pierde. Esto no significa que aquel que no esta conforme debe resignarse, ¡no! de ninguna manera y desde ningún lugar. Empecemos a velar por una oposición seria y enserio, no es bueno el autoritarismo ni las grandes mayorías en todos lados. En nuestra legislatura hay paridad, pero en el Congreso de la Nación hay mayoría, una mayoría peligrosa. El kirchnerismo tiene quórum por lo tanto puede abrir y cerrar cesiones convencido de que tendrá mayoría en la votaciones. Me pregunto ¿cual es el freno de mano? ¿Como hacer? Lo único que se me ocurre es que aparezca una oposición fuerte como la tuvieron gobiernos anteriores al 2007.

El rumor sobre la posible reforma de la Constitución Nacional  para mudarse de un sistema presidencialista a uno parlamentario es cada vez más fuerte. Se sabe que no hay un heredero político relevante (por más que se prepare Máximo Kirchner lo suficiente, no tendrá el aval de los viejos políticos sino solo el de su Campora), que Cristina tiene impedida la reelección por tercera vez y que desde que murió Néstor ya no se pueden intercambiar los turnos en el gobierno. Para aprobar la reforma se necesitarían dos tercios de cada una de las Cámaras del Congreso y un acuerdo básico entre todos los partidos para lograr mayoría, esto último es muy posible, pero aun el oficialismo no logra los dos tercios para aprobar la supuesta reforma. Aún estamos a tiempo.

Otra cosa que quiero destacar en este análisis post electoral es que continuará la denominada, por el oficialismo,  “batalla cultural”.En este marco se seguirá arremetiendo contra la prensa libre o crítica , ya que formara parte del anti reformismo constitucional; por el mismo motivo el gobierno intenta declarar de interés publico la producción y comercialización de papel para diarios, distribuye de manera arbitraria la publicidad oficial solo a aquellos medios amigos y constantemente reparte agravios y difamaciones a los periodistas que no reposan bajo las arcas del kirchnerismo. Se vive un clima de persecución e intimidación. Son momentos difíciles para hacer esto que tanto nos apasiona que es el periodismo, pero como dije anteriormente no debemos resignarnos, sino que al contrario; es  el mejor momento para ejercer nuestra profesión, para ser aquella piedra en el zapato de quienes nos quieren amordazar. Además contamos con algo extraordinario hasta el momento y es la protección de la justicia, en la Argentina todavía hay sectores de la Corte Suprema que son independientes y eso debemos aprovecharlo al máximo ya que en el caso de no existir seríamos condenados por nuestra opinión y viviríamos algo similar a los gobiernos opresores de America Latina como es el caso de Venezuela, o Ecuador.

Alrededor de las diez de la noche, la reelecta Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner daba su discurso victoriosa, se mostró conciliadora, nostálgica, feliz, y disparó una moderada advertencia a los medios de comunicación del país “algunos escriben o dicen cualquier cosa para conseguir unas líneas mas en el periódico o un punto mas de rating” y agrego “les digo a todos los dirigentes que no miren tanto la TV o los diarios, que miren mas los ojos de la gente, de cada uno de los argentinos” .Pienso al respecto del enfrentamiento que se ha creado entre el Gobierno Nacional y el Grupo Clarín que debemos ser nosotros mismos, no formar parte de una estrategia empresarial o económica, ser honestos es primordial ya que es el trabajo más reconocido por nuestros lectores, televidentes  u oyentes. Se me ocurre citar a un colega prestigioso, Ernesto Tenembaum, quien aseguró que el periodismo es profesional; no es ni militante ni tampoco independiente. Nuestra sociedad necesita un llamado a la tolerancia, el hecho de que se pueda pensar distinto sin alejarse, sin generar enemistades y entre colegas no debemos llevar al plano personal discrepancias que son exclusivamente empresariales, en un momento tan crítico y difícil como este para nuestro trabajo opino que debe existir un grado importante de unidad.

Corrían las agujas del reloj a las diez y media de la noche, yo seguía parada frente a un televisor en el lobby del hotel “The Modern”, donde funcionaba el bunker oficial de Francisco Paco Pérez, esperando la palabra del mismo junto a demás colegas de diversos medios mendocinos. Cristina lo había mencionado en su discurso “parece un joven talentoso” a la vez que le enviaba felicitaciones por la bien lograda victoria provincial o ¿acaso también lo hizo a modo de burla indirecta hacia el mendocino Vicepresidente de la Nación Julio Cobos? Después de media hora más de espera y guardia frente al ascensor para la aparición del nuevo y flamante gobernador, Paco Pérez se muestra en escena. Lo hace por una escalera secundaria del moderno hotel esquivando al bulto de flases, micrófonos y prensa. Se dirige directamente al escenario montado en la puerta del lugar, donde una abrumadora cantidad de militantes (la mayoría convocados por el Diputado Nacional reelecto Dante, de la gente, González) simpatizantes, curiosos esperan ansiosos y exaltantes su palabra.

La formula Pérez-Ciurca tenía a sus espaldas, en el escenario a la chica de La Campora Anabel Fernández Sagasti, quien anteriormente y ante la sorpresa de todos se había animado a conversar con los medios y al el ex secretario de Medio Ambiente Guillermo Carmona, ambos nuevos Diputados Nacionales. También a sus respectivas esposas y a todos los caciques del PJ que renovaron su intendencia en la mayoría de los departamentos, por supuesto no faltaron los colaboradores o ex funcionarios afines y las nuevas caras como el neokirchnerista Omar Parisi, quien se cruzó desde hace poco tiempo de las arcas del PD al PJ y desató una guerra en la municipalidad de Lujan de Cuyo. Se respiraba un clima puramente peronista, en ese ámbito el Vicegobernador electo, Carlos Ciurca comenzó el acto “la formula represento la unidad del partido” disparó a modo de indirecta para la fragmentada y derrotada UCR. Se valió de muchos agradecimientos, llamó al dialogo con los demás partidos y destaco la participación de la juventud en la política. “Hasta la victoria, la Victoria es la que viene” se despidió el ex ministro de Seguridad y Desarrollo Social de Celso Jaque y de ese modo le dio la tan esperada palabra al emocionado Paco Pérez.

Luego de varios minutos de ovación por parte de los presentes se escuchó un “gracias a todos” de la boca de quien hace tres meses se desempeño como ministro de Infraestructura de la provincia, Paco continúo “Dios me dio una virtud, la de la Fe y ella me permitió estar hoy aquí” un comienzo esperanzador para todos aquellos que entre bombos, banderas y papel picado le prestaban total atención. Continúo asegurando que la democracia se construye con lo popular y no con aquello sectorial, que el mejor gobernante no es el que mas sabe sino el que más aprende escuchando a los hacedores de Mendoza, prometió trabajar en forma conjunta con la Nación, articular políticas con todos los sectores, se mostró orgulloso de haber recuperado la movilidad social a nivel local y nacional y se despidió “a la historia la estamos haciendo juntos y a eso los convocamos”.

Al cabo de unos quince minutos, las banderas se enrollaron porque nunca las bajan, la multitud se disperso, los funcionarios se dispusieron a ingresar de forma privada al hotel, la  música de fondo propia del grupo militante “La Mancha de Rolando” dejo de sonar, las luces de las cámaras y los flashes se apagaron, la cinta de los grabadores dejo de correr, los micrófonos se bajaron, las libretas y lapiceras se cerraron y todos emprendimos el regreso a casa despejando la calle Federico Moreno de nuestra ciudad. Cada uno se habrá ido con un interrogante resonando en su cabeza. Cada uno habrá tenido uno distinto. Pero no valen las quejas, porque fue un día democrático, la mayoría de nosotros eligió. Este es uno de los pocos casos donde las “mayorías” no son malas ni perjudiciales, todos fuimos soberanos, queda en nosotros ser conformistas o no. Dar lo mejor de nosotros para cambiar esto que nos parece que esta mal o seguir con empeño aquello que creemos que esta bien.

Mariana Sánchez  (Estudiante de Periodismo)

Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 16:40
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 16:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México