Madres de Plaza de Mayo: un símbolo que debe ser defendido a toda costa

Las Madres de Plaza de Mayo son el símbolo más importantes de la recuperación del estado de derecho y el establecimiento de los derechos humanos como prioridad irrenunciable de la democracia argentina. Un símbolo nacido en las rondas silenciosas realizadas en esa plaza todas las semanas desde diciembre del año 1977. Un grupo de mujeres  que peregrinaba de un lado al otro en busca de sus hijos y entonces,  cambiando de estrategia, hacían público su reclamo, se mostraban, pedían cuentas, “manifestaban”, algo que parecía olvidado en la Argentina.

Tan grande fue el impacto de aquellas primeras acciones, de aquel caminar, de ese tomarse del brazo aferrándose las unas a las otras, que fue solidificando en un pensamiento colectivo y creciendo hasta convertirse en toma conciencia. Y cuando todo parecía muerto, quieto. Las Madres, en esos tiempos de opresión, con aquella actitud heroica, se convirtieron en una terrible forma de denuncia y coraje.

De allí el símbolo. De allí lo que nos identifica en todo el mundo, pues a partir de su accionar el pañuelo blanco pasó a ser de reconocimiento internacional. 

Si entre las horribles secuelas que dejó la represión de la década de 1970, figura la desaparición masiva de personas, la lucha incesante de las Madres fue uno de los factores fundamentales para el esclarecimiento histórico de lo ocurrido y el castigo a los culpables materiales. Pero no se quedaron en eso, no dieron por terminada su tarea con el homenaje y el recuerdo de sus hijos: trataron de realizar las tareas que ellos hubieran cumplido de no haber sido desaparecidos.

Las Madres de Plaza de Mayo no son mujeres extraordinarias; son mujeres comunes que estuvieron a la altura de circunstancias extraordinarias.

Hoy, quieren descalificarlas, desautorizarlas, ensuciar aquellos pañuelos blancos con una tergiversación. La estafa sufrida por la Asociación de las Madres, nos lleva al teatro del absurdo de atacar a las Madres porque un empleado las estafó. No vamos a ser partícipes de esta confusión.

EDE MENDOZA  sabe diferenciar a la víctima del victimario. Por eso reiteramos nuestro repudio a aquellos que quieren  envolver a las Madres en un escándalo funcional a estos tiempos de enfrentamientos y antagonismos que pervierten la inocultable y poderosa presencia de un pañuelo blanco en la memoria de todos los argentinos.

Y porque creemos en la transparencia de los actos públicos, seguiremos paso a paso el proceso judicial que tiene a las Madres de Plaza de Mayo como demandantes, quienes presentan  una petición para que se las acepte como parte de la causa por haber sido perjudicadas y afectadas en manejos fraudulentos.

 Asimismo, exigimos, que se procese a los imputados por asociación ilícita, administración fraudulenta y falsedad ideológica de instrumentos públicos y privados.

Las Madres se irán yendo indefectiblemente porque el tiempo es cruel. Pero sería bueno tener presente que cuando eso suceda, muchos deberemos ir a dar la vuelta todos los jueves y después irán nuestros hijos. Los imperativos de la conciencia deberán prevalecer por sobre las pasiones egoístas. Que desde el amor y la firmeza podamos seguir luchando para conseguir un país justo, libre y soberano. Y que a pesar de las diferencias y los matices, quede bien claro quiénes son los enemigos de la democracia y de la verdad.

Opiniones (3)
21 de agosto de 2017 | 11:51
4
ERROR
21 de agosto de 2017 | 11:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Un grupo de mujeres, cuyos hijos traicionaron, asesinaron, robaron, extorsionaron al pueblo argentino, de los cuales muchos estan vivos y disfrutando de los subcidio que le pagamos con los impuestos del pueblo, con conocimiento y complicidad del gobierno nacional. Los que tengan dudas visiten mallorca, españa y veran a muchos desaparecidos, argentinos, con documentacion de paraguayos, panameños y mexicanos.
    3
  2. He seguido el caso por el profundo respeto que Madre produce, y en todos los medio, incluso los más críticos del gobierno, comienzan su editorial aclarando que no es Madres quien es cuestionado. Algunos si cuestionan la responsabilidad de Hebe de Bonafini, como presidenta, tampoco dudan en lo personal que ella haya participado en el ilícito, sino que la cegó la confianza con quien era su hijo según ella misma decía. Además que esto estalló por otros y no porque las madres lo descubrieran, lo que habla de un déficit en el control. En cualquier organización la presidenta haría un paso al costado, mientras dure la investigación y la sucedería cualquier miembro de la organización. Creo que Hebe debería hacerlo, repito durante el proceso, si realmente ama su causa. No hay que defenderlas pues no se ataca a Madres, sino a un ilícito producido por un modo de conducción, que ha permitido a un perverso aprovecharse de ellas.
    2
  3. Pues una organización, y mucho más una con un fin tan noble y respetable es eso una organización horizontal, es decir NO TIENE DUEÑO, y por la personalidad de Hebe no creo que haya consultado cuando llevó y dio tanto poder a quien la estafó. No dudo que ella no tiene UN CENTAVO de lo que falta, pero sí es responsable, pues es verticalista. Prueba de esto es que hay una línea fundadora, que no recurda nadie, pero que creo conservaron el espíritu de la búsqueda. No sabemos casi ni sus nombres. Sin embargo Hebe ES madres de plaza de mayo, noconocemos ninguna otra persona. Por eso a Madres no es necesario defenderlas de nada, los argentinos sabemos de su lucha. Y madres son todas: la línea fundadora, la organización que dirige Hebe, y todas aquellas que ya no pueden luchar. Nuestro más profundo cariño y respeto.
    1
En Imágenes