Jugando con los recursos del Estado

La necesidad de un régimen que prevea un ingreso al Estado mediante Concursos es innegable.

Es imperante establecer un Sistema que produzca como fin un Estado eficaz y a su vez eficiente, donde se acorten de una forma efectiva los plazos burocráticos generados por la inaptitud de alguna parte del personal muchas veces metidas a dedo para pagar “favores” de campaña o militancia en lugares donde no están aptos. En estos casos existen dos responsables, el funcionario que los pone en el cargo, por un lado, como máximo responsable, y el del nuevo empleado que a pesar de que se sabe no estar apto para ese puesto, lo acepta, quizá llevado por la necesidad de un puesto laboral. Qué interesante para solucionar este tema sería que el Estado, en todos sus niveles, se aboque a generar de una buena vez por todas Políticas Públicas de empleo y educación.

Claro, es más rentable para el oficialismo sumar personal en puestos no aptos que apuntar a la educación donde los réditos se verán en futuras gestiones. Por lo tanto el primer paso sería considerar a la Educación como una INVERSIÓN y no como un GASTO. La Educación es el pilar del desarrollo de las personas, y colectivamente de la sociedad. A su vez, la generación de políticas públicas de empleo es la otra parte fundamental que tienda a que la clase más vulnerables y la clase media pueda conseguir empleo formal en blanco, por ejemplo a través de la implementación de bonificaciones sobre algunos aportes o descuentos de otros impuestos para el empleador.

Por lo tanto, si bien el ingreso por Concurso, donde se demuestre capacidades y conocimiento es una necesidad, con esto no alcanza. Falta resolver el “para atrás”, y para esto se necesita de buenos funcionarios.  Un caso ejemplificador es el del Municipio de Godoy Cruz, donde el Intendente Alfredo Cornejo, disminuyó el plantel de personal (y eso que lo antecede otra gestión radical) por el realmente necesario y capaz. Esto pasa porque ahí se administra cuidando los recursos de todos los habitantes de Godoy Cruz. En contrapartida tenemos al Gobierno Provincial, impulsor de esta medida, quien sumó en esta gestión a 7.500 personas en la Administración Pública (comparado con la Gestión anterior). Si, si… leyó bien… siete mil quinientas nueva personas metidas a dedo que trabajan a costa de nuestros aportes.

Es fácil deducir entonces que esta medida es una medida meramente demagógica, donde se intenta “dejar contenta” a la población y a los gremios con medidas populistas, casualmente a 2 meses de empezar a regir la Ley que prohíbe nombrar nuevo personal 6 meses antes de las elecciones. La pregunta entonces es: ¿los más de 7.500 empleados nuevos que quedan enganchados están capacitados?, porque los que vienen de gestiones anteriores y subsistieron al despido masivo que realizó esta gestión es porque obviamente se valoró su trabajo.

Un buen gesto sería entonces que todo el personal que ingresó en esta gestión también tuviera que rendir para quedar efectivo. Y que los funcionarios provinciales breguen por el bienestar común, en lugar de hacer demagogia que a su vez les sirva para dejar a más de 7.500 militantes y punteros (en muchos casos no aptos) dentro de la Administración Pública eternamente. 

Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 12:27
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 12:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes