Polémica por transfusión a hijo de Testigos de Jehová en el Notti

Los médicos actuaron rápidamente para salvar la vida de un bebé pero sus padres no autorizaron el procedimiento y ahora quieren llevarlos a la Justicia.

Médicos del hospital pediátrico Humberto Notti realizaron una transfusión a un bebé que nació prematuro, con un peso de 1,200 kg. La vida del niño corría peligro y los especialistas actuaron con rapidez.

Sin embargo, los padres del menor son Testigos de Jehová y rechazaron el procedimiento porque, a raíz de la interpretación de diversos versículos bíblicos, entienden que sería como "comer la vida o el alma".

Pese a que los adultos pueden rechazar la tranfusión, para impedir ese procedimiento en un niño deberían haber recurrido a la Justicia, pero no tuvieron tiempo de hacerlo, el riesgo de muerte era alto y los doctores priorizaron salvar la vida del paciente.

Los padres sintieron que se había vulnerado su derecho a decidir y recurrieron a la Justicia.