Cornejo destacó el diálogo, pero criticó al PJ

Ponderó a Macri por escuchar los reclamos sobre el impuesto interno al vino. Dijo que la Argentina debe ir camino al diálogo, pero acusó al peronismo mendocino de carecer de argumentos para debatir.

Luego de conseguir que el gobierno de Mauricio Macri desistiera en sus intenciones de gravar con un impuesto interno a vinos y espumantes, el gobernador Alfredo Cornejo regresó este viernes a la provincia. El mandatario no quiso perder tiempo para destacar el logro obtenido y organizó una conferencia de prensa en el aeropuerto de Mendoza. Recién aterrizado, el mandatario destacó la actitud del presidente de escuchar los argumentos del sector y afirmó que el país debe encaminarse hacia debates de calidad y con menos "politiquería". 

  "Oponerse por oponerse o tratar de imponer un proyecto por imponerlo no es conveniente si no se dan fundamentos acerca de eso", aseguró el gobernador durante una ronda de prensa. Sin embargo, una de las críticas más recurrentes del PJ hacia la figura del gobernador es su falta de voluntad de abrir al debate los proyectos que presenta en la Legislatura. Por ejemplo, la senadora Patricia Fadel  se mostró muy molesta por la actitud del oficialismo de plantear un debate en términos de "sí o no" en un tema tan importante como la reforma de la Corte que impulsa el gobernador. Para la legisladora, el gobierno quiere sancionar su ley sin dar lugar a consideraciones distintas. 

 

"Cuando tengan argumentos de peso y no los que se están dando vamos a estar dispuestos al diálogo", aclaró Cornejo al respecto y no limitó su respuesta solo al proyecto que busca ampliar de 7 a 9 el número de magistrados de la Suprema Corte. 

"El lugar al cual debe ir la Argentina es el de un debate de calidad. Y creo que lo mismo tenemos que hacer en las provincias", explicó el gobernador y puso como ejemplo lo ocurrido con el impuesto al vino. "Fuimos con argumentos sólidos desde el punto de vista técnico y o de la política. Mucho menos de la politiquería", aseveró el jefe del Ejecutivo.

Luego, deslizó que la falta de debate en Mendoza no se debe a un deseo de imponer los proyectos tal cual salen del Ejecutivo, sino a una falta de argumentos de la oposición para hacer aportes. "Cuando se trataba la emergencia en Seguridad vi notas que decían que no aprobaban el proyecto porque no querían darnos endeudamiento. Pero el proyecto no tenía endeudamiento", cuestionó. 

"En base a escucharnos debemos convencernos con argumentos de calidad. Así hemos persuadido tanto a Nicolás Dujovne (Hacienda)como al ministro de la producción Francisco Cabrera para poder obtener una respuesta definitiva del presidente Macri", ejemplificó el mandatario.

Por último, aclaró que la última palabra la tendrá lo que dirima la mayoría legislativa "pero los argumentos deben estar por delante para que la ciudadanía obtenga dos versiones de la misma calidad".

De todas maneras, ese no fue la única crítica que le hizo al principal partido de la oposición. Como es habitual, dedicó un párrafo para criticar a los últimos gobernadores del peronismo. 

En concreto manifestó que de nada le servía a la provincia un gobernador como los anteriores, "que tenían que estar toda la semana buscando recursos para pagar gastos corrientes". 


 "Un gobernador que mendiga para cubrir los gastos corrientes no puede ponerse al frente de problemas económicos e interactuar de cara al Gobierno nacional con argumentos", se jactó.