Circo Tihany: magia, color y espectacularidad imperdible en Mendoza

Un espectáculo nunca visto en nuestra provincia ha desembarcado y se vaticina un éxito rotundo. En la nota, los asistentes a su función inaugural y las fotos y videos más copados. ¡Hacé click!

Más de 50 artistas en escena, artistas de más de 15 nacionalidades y una espectacularidad pocas veces vista en nuestra provincia. Llegó a Mendoza Circo Tihany y modificó el concepto tradicional del mundo circense.

"Abrakadabra", el espectáculo de este circo que tiene 62 años de vida, sorprendió a chicos y grandes. Richard Massone, el actual director artístico y encargado del ilusionismo en el show, vivió 36 años como parte de este show.

Nacido en Rosario y mago desde niño, a los 24 años se fue de su casa para comenzar con su aventura recorriendo distintos países hasta la edad de 31 años, cuando estando en Brasil se encontró con Mister Tihany, quien le ofreció trabajar en su espectáculo para liderar el show mágico.

"Tihany es mucho más que un circo. Es un gran espectáculo. Los invito a un concepto de circo que solamente podrán ver aquí. Ese concepto une circo contemporáneo, magia e ilusionismo, y music hall americano. ¡Y está aquí en Mendoza! ¡No hace falta ir a Las Vegas ni a Buenos Aires!", comentó Richard.

Una opinión destacada

"Hace mucho tiempo que en Mendoza los circos se hacen presentes instalando sus carpas para hacer sus temporadas. Todos, en los últimos años, cumplen un poco la misma secuencia: buscan un lugar descampado y enorme, levantan sus carpas gigantes, instalan sus carromatos y, en cuestión de horas, lanzan las primeras funciones. Todos, mejores en algunas cosas y peores en otras, parecen el mismo. Despreocupados por montajes desvencijados se atreven y se disponen a vender tickets ofreciendo sí lo mismo de siempre", nos dice Viviana.

"Que ya no hay animales sufriendo es celebrado por todos pero... ¿no era acaso ése el eje central que elevaba la fascinación en aquellos viejos espectáculos?"

"Desde la que la tendencia mundial en defensa de los animales en cautiverio se hizo auge los circos empezaron a rondar por otros caminos que pudieran recuperar el entusiasmo general habiéndose solamente de creatividad y show. Y quien sabe si no fue el Cirque du Soleil el que les fue trazando el rumbo hacia la destreza, el trabajo conceptual de cada puesta y la espectacularidad en los montajes".

"Tal vez gracias a esos nuevos paradigmas las cosas han cambiado bastante. Internet puso el mundo en todo el mundo y hoy todos sabemos o tenemos noción de los grandes espectáculos que giran por el planeta y rara vez aterrizan en Mendoza".

"Tihany es uno de ellos. Un espectáculo que parece circo. Un circo que es un show. Y aunque conserva esos códigos circenses de base, como el payaso genial que el público termina ovacionando, como los trapecistas indomables que ponen en vilo a todo el auditorio o como la chica que se mete en el cajón y desaparece, va más allá de un puñado de números concatenados. Juega con la ilusión desde el primero hasta el último minuto y se vanagloria de la sorpresa que logra en el público".

"Es además un montaje de gran inversión, colmado de comodidades y servicios. Es magia de ésa que no tiene explicación posible enhebrada en un indiscutible trabajo coreográfico presentado con vestuarios de alto nivel".

"La función, de aproximadamente 2 horas, y con artistas de más de 15 nacionalidades diferentes, mantiene la atención del público intacta mediante una sucesión de cuadros ágiles, diferentes y de una marcada impronta de espectáculo de Broadway".

"El ilusionista, Richard Massone, lleva el asombro del público a un nivel en donde todos los espectadores se vuelven niños. Y si hay que elegir algún número favorito seguramente estará entre ellos las increíbles contorsionistas asíaticas que maravillan con su "acto verde" calmando la euforia, por algunos minutos, con lo físicamente imposible".

"Hagamos todos los amantes de estas puestas en escena un gran reconocimiento al Cirque du Soleil que levantó la vara a todos los que quieran usarlo de inspiración".

"El mundo cambió y con él tantas viejas costumbres. Los circos ya no son los de antes. Sólo la magia perdura, y en esta ocasión sí existe", cierra Vivi entusiasmada.

¡Gracias Viviana Muñoz por compartir tu experiencia!