El Papa invitó a almorzar a presos y dos aprovecharon para fugarse

El hecho, dado a conocer este miércoles, ocurrió el 1 de octubre en una cárcel de Bologna, al norte de Italia.

Dos presos italianos escaparon después de haber sido invitados a almorzar por el Papa Francisco. Ambos formaban parte de una veintena de detenidos, según informaron hoy los medios de comunicación italianos.

Los dos presos napolitanos habían sido invitados junto al resto del grupo el domingo 1 de octubre, con motivo de un viaje del papa a Bolonia, al norte de Italia.

Los dos detenidos estaban en un sistema de encarcelamiento abierto, en un centro especial de reinserción, integrado por presos "socialmente peligrosos y toxicómanos", explicó la agencia AGI.

"Las versiones divergen en los medios de comunicación sobre si los hombres llegaron a almorzar o no con el papa argentino antes de desaparecer", publicó hoy diario La Nación.

El papa Francisco presta una atención especial a la situación de los presos, y siempre acostumbra reunirse con grupos de reos durante sus viajes dentro y fuera de Italia.