Próvolo: se hará efectiva la prisión domiciliaria de Kosaka

Hace un mes la Primera Cámara del Crimen ordenó la prisión preventiva de la religiosa por su participación en las vejaciones de niños que tuvieron lugar en el Instituto Próvolo. Xumek asegura que hay un "doble estándar en la decisión de la Justicia".

Hace más de un mes, la Primera Cámara del Crimen (como Cámara de Apelación) ordenó la prisión preventiva de Kumiko Kosaka, pero en modalidad de prisión domiciliaria previo a realizarse los recaudos que garanticen el cumplimiento de la misma. El beneficio que le fue otorgado a la religiosa involucrada en el caso Próvolo se haría efectivo entre las últimas horas de este jueves y las primeras horas del viernes.

De acuerdo con la Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos, la Justicia mostró un doble estándar a la hora de concederle la domiciliaria a Kosaka:

"Es costumbre en nuestros tribunales que previo a la concesión de una prisión domiciliaria, deba realizarse pericia psicológica sobre el imputado y la persona que estará a cargo de su cuidado, como también la realización de una encuesta socio ambiental en el domicilio, para garantizar que el imputado no se fugue de allí.

Siempre que uno de estos recaudos da negativo, la modalidad de prisión domiciliaria es rechazada inmediatamente por Jueces y Fiscales. 

En el caso Kumiko Kosaca todas las pericias psicológicas -tanto la oficial a cargo de la Lic. Ana Carolina Cucci y del Dr. José Profili, integrantes del Cuerpo Médico Forense, como de parte a cargo del Lic. Guillermo Messina - consideran que la imputada no debería ser incorporada al régimen de detención domiciliaria, dado que se presume no se sometería a los límites que dicha medida implica. Asimismo, la pericia psicológica indica que la cuidadora de la imputada tampoco se encuentra apta para controlarla.

Pese a estos contundentes informes periciales, el Ministerio Púbico Fiscal ordenó al Fiscal de Instrucción, Dr. Gustavo Stroppiana, otorgar la prisión domiciliaria de Kumico Kosaca aun con las graves imputaciones que pesan sobre la religiosa.

Vale señalar que se le imputa a la Sra. Kosaca delitos de abuso sexual agravados en participación primaria con corrupción de menores que conllevan una pena de 10 a 50 años de prisión.

Por último, en el día de ayer una nueva víctima denunció a Kumico Kosaca por nuevos delitos sexuales en su contra.

Lamentamos este doble estándar de la Justicia de Mendoza e informamos a las víctimas y sus familiares que la prisión domiciliaria ha sido ordenada inmediatamente en el día de hoy".