¿Querés saber cómo es una mujer madura en la intimidad?

En esta imperdible nota, cinco características de aquellas mujeres que han superado cualquier limitación, complejo o miedo en la cama.

El secreto para disfrutar tu vida sexual no es tan complicado, de hecho, es bastante obvio. En realidad, las limitaciones que tenemos en la vida íntima tienen más relación con la idea que te tenemos de ella, que las características de nuestros propios cuerpos.

Sí, estás perfectamente bien, solo tienes que empezar a creerlo.

Muchas mujeres piden consejos de sexualidad porque sienten que algo les falta para satisfacer a su pareja, pero en realidad lo que les provoca conflicto y pendiente, es su propia insatisfacción. Aunque te vayas a la cama con el hombre más capaz y adiestrado, si en tu mente no hay confianza o soltura en tu cuerpo, difícilmente podrás disfrutarlo.

Lo mismo ocurre con nosotras, aunque seas la mujer más bella del mundo, pero te sientes insegura contigo misma, entonces no habrá nada que pueda hacerte sentir cómoda con lo que estás haciendo.

Aún así, podemos decir que existen algunas claves que puedes empezar a poner en práctica. Te las explico:

1.- Habla acerca de tus miedos e incomodidades

Cuanto tienes una pareja formal es muy importante la comunicación, porque se involucran muchos sentimientos y emociones fuertes. Habla de lo que te parece incómodo o lo que te hace sentir insegura, de esta forma podrás verlo desde otra perspectiva y darte cuenta que no tiene tanta importancia como lo crees.

Si tu pareja te ama de verdad, te escuchará y te hará sentir amada sin importar qué, además, de esta forma pueden sentirse más motivados a buscar nuevas alternativas para mantener la llama encendida.

2.- Respeta el deseo natural de tu cuerpo

Muchas mujeres se sienten presionadas porque no tienen el mismo deseo o interés sexual que su pareja y no está relacionado a ningún padecimiento o problema. Debes saber que la libido es diferente para cada persona, no todas tenemos el mismo comportamiento sexual y no debes sentirte apenada por ello.

Esto no te resta atractivo ni feminidad, tampoco es excusa para que tu pareja te haga reproches o busque aventuras fuera de la relación, simplemente deben respetar sus deseos naturales, de otra forma la vida sexual se convierte en una carga y no en una actividad agradable.

3.- Toma tu tiempo para cuidar de ti misma

No se trata de vanidad, se trata de elevar tu autoestima, para ello consiéntete y arréglate como más te gusta. Tu tarea es sentirse muy sexy siendo tu misma, con tus bellas cualidades y con tus defectos, todo junto forma a la gran mujer que eres.

El impacto que tiene usar tu ropa favorita, usar tu maquillaje de elección o simplemente cambiar de peinado, es de verdad increíble, hazlo todo y verás como tu confianza en la cama cambia por completo.

4.- Actúa con responsabilidad en todo momento

No importa cuántos años tengas, si eres casada o estás en una relación libre, si acabas de conocer al chico en una fiesta o ha sido tu pareja por 20 años; no existe excusa aceptable para que te dejes ofender en la cama y mucho menos que no te cuides a ti misma, tanto en salud como en mentalidad.

Una mujer madura no se deja manipular ni lastimar durante una práctica tan delicada como lo es el sexo, la cual puede dejar secuelas psicológicas difíciles de superar.

5.- Simplemente acepta el hecho de que mereces sentir placer

El principal problema con la mujer es que se siente culpable de sus propios deseos y mucho peor, de su propio placer. Existe por supuesto una marcada línea entre la libertad de disfrutar tu vida sexual y el desenfreno, el cual a la larga te trae peores problemas, por ello debes tener muy claro que si tienes una vida sexual digna entonces te mereces experimentar sensaciones y placer de todo tipo.

Llegar a ver la sexualidad desde esta perspectiva es algo que dependerá de las creencias, experiencias e ideales de cada mujer, pero lo que importa es que al final te sientas bien contigo misma. 

Carmín