Cultura rendirá merecido tributo a Juanita Vera

Será este sábado en Lavalle. Ya lo hicieron con Máximo Arias, Ángel Giménez, Armando Navarro, Jorge Marziali, José Molina, Dino Parra y Leonardo Favio.

En el marco de la Feria del Libro 2018, se llevará a cabo este sábado 7 de octubre un homenaje a la cantante folclórica mendocina Juanita Vera.

Será en la casa de la artista, ubicada en el Barrio República del Perú, Manzana: E, Casa: 8, de la localidad de Villa Tulumaya, en Lavalle, y estará organizado por la Secretaría de Cultura.

Dicho homenaje se encuadra en el reconocimiento integral del Gobierno provincial respecto a los principales artistas de Mendoza. Ya se han realizado actos similares para recordar a Máximo Arias, Ángel Giménez, Armando Navarro, Jorge Marziali, José Molina, Dino Parra y Leonardo Favio, además de la designación de los nombres de importantes hacedores culturales a las salas del Espacio Le Parc y al Centro de Congresos y Exposiciones de San Rafael.

La calandria mendocina

Juanita Vera es oriunda de Lavalle. María Juana Vera nació un 5 de abril de 1945, en la Villa Tulumaya. Sus amigos la llaman Juanita y se ha convertido en un verdadero hito del el folclore cuyano. Su trayectoria, calidad interpretativa y calidez humana han hecho de ella una referente indiscutida en Lavalle y en todo Cuyo. En 1961, fue ganadora de un concurso de canto, comenzando así su carrera artística, a lo largo de la cual recibió numerosas distinciones, premios y homenajes.

Sus primeros pasos fueron con temas de la música peruana y del litoral argentino. Luego incursionaría en el repertorio tradicional de Cuyo, con tonadas, cuecas y gatos, difundiendo, principalmente, temas de Félix Dardo Palorma.

Aquellas improvisaciones hogareñas, junto a su hermano, le fueron abriendo las puertas hacia un horizonte impensado: los grandes escenarios de la Fiesta de la Vendimia y los más importantes festivales folclóricos argentinos.

En la década del ‘80, grabó su primer tema: La calandria prisionera y también la mayor parte de su discografía.

Se produjo, entonces, un prolongado silencio, que viene a romperse treinta años después. Grabaciones como Canto a los cuatro vientos y Entre gatos y cuecas marcan un exitoso regreso que la lleva a brindar recitales por todo el país. Su cálido timbre y calidad interpretativa la colocan en un privilegiado lugar de respeto en el ambiente de la música. No hay escenario mendocino donde no haya cantado. Además, su presencia a nivel nacional fue creciendo con el tiempo y tuvo la posibilidad de despertar los mejores comentarios después de su presentación en el Festival de Cosquín.