El Gobierno aplicará "mano dura" a los boliches mendocinos

Mediante un decreto, reglamentaron la aplicación de la ley de diversión nocturna bajo la órbita del Ministerio de Seguridad. Habrá mayores controles en eventos M-17, Matinée y fiestas de egresados.

En el marco del traspaso del Programa de Diversión Nocturna desde Desarrollo Social a la órbita del Ministerio de Seguridad, el Gobierno publicó hoy la reglamentación que deberán cumplir los eventos y locales bailables para evitar multas y clausuras. Entre las principales exigencias, los locales deberán contar obligatoriamente con detectores de metales, alcoholímetros y cámaras de seguridad de última generación, entre otros requisitos que forman parte del riguroso plan de control impulsado por el Gobierno.

En el decreto 1735, publicado en el Boletín Oficial de hoy, también se dispone la normativa para los eventos M-17 y Matineé. En cuanto a los eventos y locales M-17, el horario máximo de ingreso será a las 00:00 y el cierre está dispuesto para las 5 de la mañana. Podrán ingresar menores de 16 y 17 años, estará prohibido el expendio de bebidas alcohólicas y cigarrillos y no podrán desarrollarse espectáculos de desnudez, semidesnudez y/o striptease.

En cuanto a los eventos y locales Matinée, el horario máximo de ingreso será a las 20 y el cierre se dispone para las 00.00. Podrán ingresar menores de entre 12 y 15 años y regirán las misma prohibiciones que en los eventos M-17. 

En los locales y eventos para menores de 18 no podrá superponerse la presencia de otros grupos etarios. Es decir que la habilitación del local o evento en cuestión sólo podrá tramitarse para una sola de las categorías y se prohibirá el ingreso de mayores en los locales y eventos promocionados para menores de entre 12 y 17 años, ya sea en la variante M-17 o Matinée.

Otra novedad importante de la nueva normativa es que se reglamentan los eventos y festejos de egresados. La apertura se dispone para las 22.30, el horario máximo de ingreso serán las 00.30, se cerrará la barra a las 02.30 y el festejo deberá finalizar a las 04.30 de la mañana.

En diálogo con MDZ, el subdirector de Control de Eventos y Locales de Esparcimiento, Mauricio Pinti, explicó que las principales preocupaciones que pretende combatir la nueva reglamentación son la presencia de menores en locales y eventos para mayores, el dispendio de bebidas alcohólicas en eventos M-17 y Matinée y la proliferación de "afters" en la provincia.

"Vamos a avanzar con poder de policía con estas problemáticas y buscamos comprometer a los padres para que nos ayuden. En caso de detectar cualquiera de estas situaciones se procederá a la clausura inmediata", explicó Pinti, y añadió: "también queremos que se respete la provisión de agua potable en todo momento; es una de nuestras principales preocupaciones".

Con respecto a los "afters", Pinti se mostró tajante: "No puede haber lugares de esparcimiento abiertos después de las 6.30 de la mañana; esa es la hora límite que establece la ley. Generalmente estos lugares no cuentan con ningún tipo de habilitación, ni cumplen con las exigencias de seguridad básicas".

Requisitos de seguridad

Entre los principales requisitos que deberán cumplir los locales bailables y que serán controlados por los cerca de 30 inspectores refuncionalizados para formar parte de la Subdirección de Control de Eventos y Locales de Esparcimiento, se destacan la obligatoria presencia de detectores de metales, alcoholímetros y cámaras de seguridad de última generación.

En cuanto a los detectores de metales, son muy pocos los locales de la provincia que cuentan con ellos en su ingreso. La reglamentación indica que "podrán ser fijos y/o móviles y la utilización estará a cargo del personal de seguridad del local". "Son pocos los locales que tienen el detector como puesto fijo en el ingreso (Picasso en el Gran Mendoza y Petra en San Martín), pero en todos los locales el personal de seguridad cuenta con un detector móvil", aseguró Pinti.

Con respecto a los alcoholímetros, también se trata de una exigencia poco respetada. El decreto indica que "deberán estar a disposición de los asistentes al local o evento en todo momento", para que puedan comprobar si están en condiciones de conducir o no antes de abandonar el boliche, algo que en la práctica no sucede. 

La nueva reglamentación también dedica un apartado al circuito de cámaras de seguridad. Además de establecer una serie de requisitos ténicos mínimos que deberán cumplir los equipos, establece que "deberán resguardarse las imágenes captadas durante al menos 90 días y estar disponibles cada vez que alguna fuerza de seguridad lo requiera". Cada 6 meses los locales deberán presentar un certificado técnico que verifique el correcto funcionamiento de cámaras, detectores de metales y alcoholímetros para permancer abiertos.

Corte de taquilla y el fin de una "avivada"

Una aclaración importante que establece la nueva reglamentación es que "el corte de taquilla (dispuesto para las 02:30 de la mañana) también implica el corte total de ingreso de personas al lugar".

De esta manera se pondría fin a una maniobra habitual que muchos locales vienen aplicando, consistente en cerrar la taquilla pero seguir vendiendo entradas dentro del local o haciendo ingresar a conocidos y amigos sin abonar, pasada largamente la hora límite de ingreso establecida por la ley.

Los 30 inspectores refuncionalizados a la Subdirección de Control de Eventos y Locales de Esparcimiento controlarán que se cumpla lo dispuesto por la reglamentación y de acuerdo a la gravedad de las transgresiones decidirán si "los locales son pasibles de multa, clausura temporaria y/o pérdida de la autorización para funcionar".

"Los controles se están coordinando con los municipios y algunos están colaborando más que otros. En los locales que estén en falta se colocarán puestos fijos y habrá puestos móviles recorriendo la noche mendocina y realizando controles imprevistos", anticipó Pinti el plan del Gobierno para aplicar "mano dura" a los boliches de Mendoza.