¿Qué dirá Trump en su discurso ante la ONU?

El mandatario debe hablar frente a la Asamblea General del órgano internacional. Una de las dudas es si hablará de Corea del Norte.

 Todos los ojos se posarán este año en Donald Trump durante el mayor evento del calendario diplomático, la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde el presidente estadounidense debutará como líder mundial en la sede de la ONU en Nueva York.

Durante el debate general de una semana de duración, que se inicia el martes, todos los países miembro están invitados a subir al estrado para dar su punto de vista sobre un tema a su elección, aunque tradicionalmente Estados Unidos suele dominar el centro de la escena.

"Realmente todo girará en torno a '¿qué dirá Donald?' y cómo reaccionará la gente ante ello", comentó a dpa un experto en Naciones Unidas de la Universidad de Nueva York, Richard Gowan.

¿Se atendrá al libreto en su primer discurso ante la ONU el martes? ¿Se desviará de lo previsto y empezará a despotricar contra la organización internacional? ¿Urgirá a aplicar más "fuego y furia" contra Corea del Norte? Como siempre sucede con el mandatario republicano, es difícil de predecir, opina Gowan.

Pero la delegación estadounidense que arribará a la sede de la ONU en Nueva York demuestra que Trump se lo toma en serio: lo acompañarán el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson y la embajadora ante las Naciones Unidas Nikki Haley.

Corea del Norte será tema central, dijo Haley el viernes, el mismo día en que el Consejo de Seguridad mantuvo su tercera reunión sobre las provocaciones de Pyongyang en menos de dos semanas.

Una semana antes de que Trump se presente ante la ONU, el Consejo de Seguridad endureció las sanciones contra Corea del Norte por tercera vez este año. Tras el nuevo lanzamiento de un misil por parte de Pyongyang, el asesor de Seguridad Nacional Herbert Raymond McMaster dijo que la opción militar sigue sobre la mesa.

Estados Unidos ha sido criticado por otras naciones por imponer sus propias sanciones fuera del Consejo de de Seguridad y todas las miradas se posarán en Trump para ver qué dice sobre Corea del Norte y el futuro de las Naciones Unidas.

Y es que la reforma de la ONU asimismo ocupa un lugar alto en la agenda y será tema del evento tradicionalmente organizado por Estados Unidos el lunes, antes de que comiencen los discursos.

Se espera que Trump pida a otros países miembros que firmen un comunicado respaldando los planes de reforma del secretario general de las Naciones Unidas, el portugués António Guterres.

Un borrador del documento al que tuvo acceso dpa incluye un punto clave, urgiendo a "mayor transparencia y predictibilidad sobre los recursos requeridos".

Además, Trump ofrecerá "una cena de trabajo" el lunes en Nueva York a algunos de sus homólogos latinoamericanos para debatir, entre otros temas, la crisis en Venezuela, informó McMaster. "Espera discutir la crisis de Venezuela, así como los lazos económicos que son cada vez más fuertes y los objetivos compartidos para elevar la prosperidad de nuestros pueblos", indicó el consejero.

Aunque McMaster no dio nombres, versiones periodísticas señalaron que se trataría de los mandatarios de Colombia, Juan Manuel Santos, y Brasil, Michel Temer. También se habló del mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski, pero este canceló su viaje a Estados Unidos por la crisis interna de su país.

Según reportes de prensa, otros mandatarios latinoamericanos que no viajarán a Nueva York son el venezolano Nicolás Maduro, sancionado por Estados Unidos, y el argentino Mauricio Macri, en campaña electoral.

Tampoco estarán entre los oradores el presidente ruso Vladimir Putin, quien raramente asiste a la Asamblea General, y la canciller alemana Angela Merkel que, a una semana de las elecciones en su país, envía a su ministro de Relaciones Exteriores.

Respecto del esperado discurso de Trump, es de aguardar que critique a las Naciones Unidas, señala a dpa Michael Doyle, experto en la ONU de la Universidad de Columbia y ex asesor de Kofi Annan.

Todas las alocuciones apuntan a las audiencias de sus respectivos países, indica Doyle, por lo que no sería sorpresivo que Trump desplegase su lema de campaña "America First" también en el escenario de las Naciones Unidas.

"La ONU frecuentemente fue utilizada por los presidentes estadounidenses como chivo expiatorio, ya que la institución tiene una popularidad problemática en Estados Unidos y aporrearla suele hacerte ganar puntos. Por lo tanto no estaría sorprendido si viéramos una dura retórica en su discurso", comentó Doyle.

Pero sea cual fuere el tema que Trump abordase, es de esperar que haya pirotecnia verbal, dice el experto.

Hay que tener en cuenta que el republicano no solamente se restringirá al estrado, sino que adopta como escenario todo el ámbito de Twitter para difundir sus puntos de vista.

El experto señala a dpa que en su discurso Trump podría adoptar también una posición sorprendentemente moderada. "Estaremos todos confundidos y 12 horas después seguirán los tuits y todos volveremos al punto de partida".

Twitter ha sido uno de los medios preferidos de Trump para desplegar sus críticas a la ONU. Como presidente electo, acusó en un tuit a las Naciones Unidas de ser "un club para que la gente se reúna, hable y pase buenos momentos".

Pero esta no ha sido la primera oportunidad en que Trump brinda sus consejos de recortes de costos a las Naciones Unidas.

En 2005, el magnate neoyorquino se ofreció a remodelar las oficinas de la organización por un tercio de los costos previstos en los planes de la ONU. Y en 2012 criticó en Twitter que los paneles de mármol detrás del orador en Naciones Unidas eran "baratos".

Pero este año la redecoración será la menor de las preocupaciones de la ONU, mientras, por primera vez, será él quien estará delante de los paneles en el podio.

dpa