Otorgaron la prisión domiciliaria a la monja Kosaka Kumiko

La religiosa está detenida en la cárcel de Agua de las Avispas, imputada por los presuntos abusos sexuales en el Instituto Próvolo.

La Primera Cámara del Crimen otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria a la monja Kosaka Kumiko, detenida en el penal de Agua de las Avispas e imputada por ser partícipe primaria en los presuntos abusos sexuales a niños del Instituto Próvolo.

La religiosa abandonará el establecimiento carcelario en los próximos días. En primera instancia, su abogado defensor Carlos Varela Álvarez había ofrecido su despacho para que la religiosa cumpliera con la prisión domiciliaria.

Sin embargo, posteriormente, se planteó la alternativa de un departamento, en el que finalmente transcurrirá la prisión domiciliaria de la monja. En los próximos días se conocerán detalles sobre cómo se acondicionará el lugar para albergar a la eclesiástica.

La Cámara, además, ratificó la prisión preventiva que dictó la jueza de Garantías Alejandra Alonso. Kumiko es la segunda de los imputados con prisión preventiva que accede al beneficio de detención domiciliaria; anteriormente el cura Nicola Corradi había obtenido el beneficio a raíz de sus problemas de salud.

Kumiko está imputada por ser partícipe primaria de los abusos ocurridos durante años en el Instituto Próvolo. La monja japonesa deberá cumplir con numerosos requisitos para poder mantener el beneficio otorgado por la Primera Cámara del Crimen, que se conocerán en los próximos días junto con los fundamentos de la decisión del tribunal.