MDZ TV

El excura mendocino que "libera conciencias" por YouTube

Quiere seguir creyendo a pesar de que la Iglesia no crea en él. Y lo hace desde todas las formas del arte: escritor, actor y ahora, youtuber.

 Andrés Gioeni no se da por vencido tras colgar los hábitos de sacerdote y ahora se vuelve youtuber para "liberar conciencias" de aquellos que no son bien recibidos por la institucionalidad católica en su seno. A él, le tocó emigrar de la estructura religiosa luego de ejercer el sacerdocio activamente debido a que reconoció su condición de homosexual. Escritor, actor y ahora hombre las plataformas digitales, insiste: se puede vivir la fe en la que cree salvando los escollos que pone el Vaticano en su camino.

Gioeni, sin embargo, no es un "revolucionario" ni un "rebelde". Intentó en varias cartas enviadas al papa Francisco (algunas de ellas depositadas en manos del pontífice por el autor de esta nota) abrir una puerta para la contención de todos los cristianos que quieren entrar y no los dejan.

"La idea empezó -cuenta ahora a MDZ Gioeni- cuando con un grupo de amigos nos dimos cuenta de que como sociedad estamos cada vez más cerrados a empatizar con el resto de las personas que están pasando por momentos difíciles y diferentes a los míos". 

Al respecto, consideró que "generalmente tendemos a condenar decisiones en lugar de tratar de entender al otro y escucharlo para poder darle una respuesta coherente". Y abundó al respecto: "Generalmente nos quedamos con lo más fácil que es lo que aprendimos en nuestras escuelas, iglesias creyendo que era una verdad compacta y cerrada y la repetimos como un cuentito o un versito".

"Nuestra idea -indica- es poder aportar otros elementos para que la gente pueda pensar, meditar y reflexionar y sobre todo pueda - cómo queremos hacer en el canal- liberar sus conciencias".

En esta misión cibernética no está solo. Lo acompañan Matías Pulido, Leonel Videtta y Luis Iarocci. Ayudan en cámaras Julián Martínez y Lautaro Pardo. En las otras áreas del proyecto,  Agustina Berisso y Félix Daidone. Y la música original es de Ernesto Biasotti.

Mirá los videos:

Biblia y homosexualidad