Problemas médicos que no te dejan subir al avión

¿Qué síntomas y patologías te pueden impedir volar o pueden requerir un certificado?

Hay enfermedades infecciosas como tuberculosis o gripe que pueden poner en riesgo la salud de los pasajeros y se convierten en alerta en aeropuertos. Pero en otros casos, no se permite tomar el avión por las consecuencias que puede sufrir el pasajero al no tomar ciertas precauciones. A tener en cuenta lo qué piden las aerolíneas ante situaciones especiales.

Yesos y otras fijaciones

Los pasajeros portadores de yesos, férulas o algún tipo de fijación o inmovilizador serán también observados por las aerolíneas y deben tener los certificados pertinentes. Una fractura puede tener riesgos importantes durante el vuelo según su tipo, el lugar donde este, la severidad de la misma o el tiempo que lleve. Es indispensable que el paciente con una fractura en tratamiento, solicite al médico tratante una Certificación donde lo autorice a volar. Si lleva un yeso también necesita la autorización del médico para subir al avión, ya que la tripulación de cualquier aerolínea, tiene la potestad de impedir que suba, por los riesgos que existen, entre los más frecuentes encontramos el dolor, la hinchazón y tromboembolismo. Siempre se debe consultar con el médico. En algunos casos puede ser mejor utilizar otro sistema de inmovilización como las botas o cabestrillos, al menos hasta llegar a destino y rever la situación.

Oxígeno

Cualquier persona que deba trasladarse con tubos de oxígeno y requiera soporte o portar algún dispositivo de control de funciones vitales también debe contar con los certificados necesarios.

Movilidad

Quienes usen dispositivos para moverse como muletas o sillas de ruedas, necesitarán un MEDIF (Formulario de Información Médica Standard) bastante preciso para que la aerolínea conozca lo que se necesita para facilitarle el tránsito por el aeropuerto, el abordaje o la salida del avión.

Enfermedades vasculares

Las personas con enfermedades vasculares como várices, se encuentran en riesgo por el tiempo en vuelo y la posición, con las rodillas flexionadas. Esto y las diferencias de presiones en el vuelo hacen que se ralentice el flujo sanguíneo y disminuya el calibre de los vasos por la posición, generando mayores probabilidades de producir trombos. Siempre se debe consultar con su médico y en el caso de estar apto para volar tratar de moverse dentro del avión.

Vacunas

Hay destinos que exigen vacunas obligatorias, la falta de estas obligará a las autoridades aeroportuarias a impedir el viaje. Razón por la que es indispensable consultar a las entidades de salud pública o las oficinas de sanidad portuaria, mínimo dos semanas antes del viaje, para poder aplicarlas.

Medicamentos

Es importante viajar con las recetas y autorizaciones de ciertos medicamentos de tratamientos prolongados. Hay países que piden esta documentación al entrar.